Te quiero porque me das de comer

te-quiero-porque-me-das-de-comerTe quiero porque me das de comer. David Llorente. Alrevés Editorial.

David Llorente nace en Madrid en 1973. En esta ciudad publica las novelas Kira, premio Francisco Umbral de novela corta 1998, y El bufón, premio de narrativa Ramón J. Sender 2000. En el año 2002 se traslada a vivir a Praga (República Checa), donde escribe las novelas Ofrezco morir en Praga y De la mano del hermano muerto, esta última también traducida al checo. En esta ciudad crea el grupo de teatro Séptimo miau, cuyas obras escribe y dirige él mismo. Ha representado por casi todos los países de Europa Central y del Este y ha obtenido diversos premios en varios festivales de teatro internacionales. Algunas de sus obras han salido publicadas en el libro Los árboles dormidos.

Sinopsis:

Max Luminaria era un chico muy callado. Sacó la mejor nota de selectividad de toda España y decidió estudiar Medicina. Una vez más, fue el mejor en los exámenes; el mejor en las prácticas y el mejor en el quirófano. Se lo rifaban todos los hospitales. No hubo cirujano más preciso ni vecino al que más quisieran los habitantes de Carabanchel. Lo saludaban por la calle. Le daban las gracias. Todos tenían a un familiar al que el doctor Maximiliano Luminaria había salvado la vida.

Su vida, fuera del quirófano, era diferente, ¿o a lo mejor no? La realidad es que no podrás, nunca más, sentirte aliviado porque se haya descubierto al asesino, porque, querido lector, los asesinos caminan entre nosotros.

Reseña:

Esta es la historia de un asesino. De un asesino en serie, cruel y violento, apodado El Asesino de la Moneda. También es la historia de un barrio de Madrid, Carabanchel, y es la historia de muchos de nosotros ya que la trama comprende más de una década a partir de 1993, más o menos, y se nos describe, de manera recurrente, los sucesos que sucedieron realmente en la época en la que está expuesta la novela.

Para definir Te quiero porque me das de comer se pueden emplear todos los sinónimos que se os ocurran como ‘diferente’ o ‘distinto’ aunque quizás, el que más se le aproxima es el de libro ‘raro’: Extraño, pero brutal. Insólito pero feroz. Singular pero salvaje.

Y así, dando definiciones, podríamos estar todo el tiempo.

Para una cabeza algo cuadriculada como la mía, lo primero que me chocó de él, fue la composición gramatical. De hecho, al no creerme lo que estaba viendo, asumí que el libro estaba sin corregir ya que se me había hecho llegar el manuscrito y no la edición. Pero la curiosidad me pudo (¡bendita curiosidad!) y seguí con la lectura. Y me enganché. Me dejé seducir por ese escritor singular, David Llorente, que me hablaba con mil voces a la vez y donde me explicaba de forma concurrente las historias de la gente de un barrio, recetas de cocina, me hablaba del tiempo y de los estrenos de películas. Del desarrollo y posterior culminación de un niño, en un cruel y fiero criminal. Donde me describía a un investigador más preocupado por sus temas personales, que en los asesinatos. Y de brutalidad. Mucha brutalidad.

Y seguí leyendo totalmente abducida. Terminé la primera parte del manuscrito y al llegar la segunda pensé: ‘verás, ahora bajará la intensidad’. Fail. Error descomunal. La locura de la primera parte, contagiaba a la segunda. Y entonces ya, me rendí. Me dejé llevar y me introduje en ese pdf fascinante, y me enamoré de los signos de puntación (los dos puntos: los hay a miles), de cada Oiga y de cada ¿Qué? (los hay a cientos) y de todos esos términos que me bombardeaban a la vez. Pero también me reí, (atención a la eficiente compañía Alibiworld,) y me estremecí hasta la raíz del cabello con los crímenes del asesino. Y por último, y esto ya es una locura mía, me enamoré del enunciado de algunos capítulos de este libro:

La luna se reflejaba en el agua

La inmensa belleza del mal

Las tumbas asoman entre un mar de hojas de otoño

Te quiero porque me das de comer pone patas arriba a la novela negra tradicional por su estructura, por su anárquica redacción, por esas voces que nos inundan. Es un libro agitador, rebelde, insumiso, libre. Y una novela negra, pavorosa, dura, perversa y acusadora. David Llorente es un escritor al que hay que seguir muy de cerca y apoyarle en todas las ideas locas que se le ocurran por ser desobediente e indisciplinado. Y por tener la valentía de escribir un libro desenvuelto y atrevido. Y el que no quiera leerlo, se perderá una narrativa, fresca, independiente y osada. Ahí lo dejo.

Deja un comentario