Alex (Un caso del comandante Camille Verhoeven 2)

alexAlex (Un caso del comandante Camille Verhoeven 2). Pierre Lemaitre. Alfaguara.

Pierre Lemaitre nació en París en 1951. Antes de ganar el Premio Goncourt 2013 con su novela Nos vemos allá arriba, ya era un escritor de renombre en el género de la novela policiaca. Con Irène (2006, Alfaguara 2015), su primer thriller, recibió el Premio a la Primera Novela Policiaca del Festival de Cine Policiaco de Cognac, e inició la serie protagonizada por el inspector Camille Verhoeven, que incluye Alex (2011), Rosy & John (2012) y Camille (2012, ganadora del Dagger Award 2015) -todas ellas de próxima publicación en Alfaguara-. Fuera de la serie llegaron, con una extraordinaria recepción por parte del público y de la crítica, Vestido de novia (Alfaguara, 2014) y Ejecutivos negros (2010). Pierre Lemaitre es también guionista de ficción y de series de televisión y ha sido profesor de literatura francesa y norteamericana. Su obra, con más de medio millón de lectores, está siendo traducida a dieciocho idiomas.

Sinopsis:

Han pasado varios años desde el caso del asesino en serie que trastocó para siempre su vida, y el comandante Camille Verhoeven aún no se ha repuesto del todo cuando un nuevo desafío vuelve a implicarlo personal y profesionalmente: Alex, una mujer de treinta años, ha desaparecido. No es una mujer cualquiera, y Verhoeven, sin sospechosos ni pistas, debe adentrarse en la investigación de su personalidad para poder encontrarla, mientras ella agoniza en un almacén abandonado. Cada minuto que pasa puede ser el último. Y él no se lo perdonaría nunca.

El autor de Vestido de novia e Irène vuelve a sacudirnos con este thriller escalofriante, una trama diabólica e imprevisible que lo confirma como el rey de la novela negra. Alex catapultó a Lemaitre a la fama internacional, al ser aclamado como el sucesor de Stieg Larsson; hoy su estilo es reconocido como único e inconfundible y cuenta con una legión de seguidores.

Reseña:

Han pasado ya unos años desde que el comandante Camille Verhoeven perdió a su esposa y aún no se ha recuperado. Ahora deberá centrarse en hallar a Alex, una mujer que también ha sido secuestrada como le sucedió a Irène, en el libro con el que se inició la saga de cuatro novelas del comandante de la policía criminal de París, Camille Verhoeven. En esta segunda entrega, el tiempo correrá en contra de la mujer raptada y Verhoeven pensará que no lo conseguirá al igual que le ocurrió con Irène. 

Hay que reconocer que Pierre Lemaitre engancha con su protagonista. Quizás, el principal motivo sea el trazado del perfil de ese pequeño gran policía, entre colérico y melancólico, que hace que despierte sentimientos de protección al lector. Pero es que uno también podrá a llegar a sentir simpatía por el ahorrativo y entrañable Armand (atención al gesto final de éste con Verhoeven en Alex) y con el impecable y bien vestido Louis, todos de la policía criminal de París. Y es que Pierre Lemaitre sabe definir muy bien a sus personajes y el lector empatiza y los hace suyos.

Alex es un thriller muy bien trabajado y ejecutado, con un gran componente de suspense. 

Se dice que ya está todo escrito y que hoy en día hay que saber tratar los registros para hacerlos como si fueran nuevos, pero la trama de esta novela es realmente sorprendente y original, o al menos no había caído en mis manos, anteriormente, nada similar a Alex. Lo que se inicia con un extraño secuestro, irá destapando un argumento muy bien hilado y donde nada será lo que parece a simple vista. Nada.

Encontraremos momentos escabrosos y de gran violencia y es posible que el lector sienta la tentación de cerrar el libro para dejar que corra el aire -dispone de escenas muy duras que son para estómagos fuertes-, aunque los tiempos de la novela están muy bien trabajados y en ningún momento se harán pesadas las 392 páginas que componen este libro sino todo lo contrario.

El procedimiento policial, que también hará su aparición, está muy bien equilibrado y será ágil, al contrario de lo que sucede en otras novelas policiales con informes y reuniones interminables; la acción está asegurada en la calle o en el propio argumento.

La narrativa es muy buena, fluida y de calidad, aunque ahí tiene mucho que ver también el personaje principal de Pierre Lemaitre, Camille Verhoeven, ya que el autor concibe la narración con una voz entre melancólica y triste que casa muy bien con un thriller que tiene mucho también de psicológico.

Con un final casi de justicia poética que causará impresión por todo lo que esconde implícitamente, Alex es uno de los mejores libros leídos de este año de aquí quien escribe. Y esperando ya la próxima entrega con verdadera devoción.

Deja un comentario