El cártel

el-cartelEl cártel. Don Winslow. RBA.

Don Winslow, (Nueva York, 1953) ha alcanzado la fama y la aclamación unánime de la crítica. En 1991 escribió su primera novela, Un soplo de aire fresco, perteneciente a una serie protagonizada por el detective privado Neal Carey. Entre sus mejores obras cabe destacar Muerte y vida de Bobby Z, El invierno de Frankie Machine, la trilogía formada por Salvajes, Satori y Los reyes de lo cool y, sobre todo, el díptico formado por El poder del perro y El cártel.

Sinopsis

El cártel es una colosal narración que se mueve entre los áridos escenarios mexicanos y los despachos de los poderosos en Washington, y que se extiende hasta ciudades europeas como Berlín y Barcelona. El absorbente trabajo de documentación de Winslow (libros, prensa, fotos, vídeos, encuentros personales…) le ocupó cinco años, y marcó su vida personal por las implicaciones que acarrea adentrarse en un mundo tan increíblemente violento y corrupto. «El periodismo te proporciona los datos, pero la ficción te cuenta la verdad», confesó Don Winslow en una entrevista. Aunque El cártel sea ficción, muchos de los asesinatos, torturas y actuaciones policiales que se describen en el libro se basan en hechos reales, ocurridos sobre todo entre los años 2000 y 2011.

Reseña

La ferocidad, crueldad e impunidad con que actúan los cárteles de la droga, en un México asolado por la violencia y donde el tráfico de narcóticos produce elevadísimas ganancias económicas, será el eje central de la trama de El cártel, la nueva novela de Don Winslow y Premio RBA de Novela Negra 2015, otorgado este pasado mes de septiembre en Barcelona. El cártel está expresamente dedicado a los 130 periodistas que perdieron la vida durante el período en el que está ambientado la novela: periodistas que por ejercitar e informar sobre la realidad de su país sin aceptar sobornos, fueron cobardemente asesinados por los paramilitares, brazo ejecutor de los cárteles, como medida de represión.

En El cártel se repite el protagonista de El poder del perro (2009) con Art Keller -o Killer Keller como se le apoda-, agente de la DEA –Drug Enforcement Administration, agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América-, donde su obsesión por atrapar a Adán Barrera -capo del cártel del estado de Sinaloa en México, hará que abandone su destierro voluntario para volver a perseguir a uno de los patrones más poderosos recién huido de una cárcel de máxima seguridad. (Adán Barrera representaría el alter-ego del capo Chapo Guzmán, uno de los hombres más poderosos del planeta y también uno de los más buscados y que ha protagonizado dos evasiones en cárceles de México, supuestamente, de máximo control).

Las atrocidades cometidas por diversos cárteles, capos o pequeños narcos -y todo lo que rodea al mundo de la droga en un México actual y desquiciado-, que conoceremos a través de El cártel, son monstruosas. Muertes, descuartizamientos, torturas, violaciones, vejaciones de todo tipo… Ostentación de poder zafio como pistolas de oro con incrustaciones de diamantes y lujos diversos… Pero también el terror de organizaciones paramilitares, como Los Zetas, que asolan de espanto a toda la población.

Horror, angustia. Esto es lo que se vive con la lectura de este libro algo extenso -a mi parecer-, donde se nos describirá sin pelos en la lengua las barbaridades más monumentales que habremos conocido y a sabiendas de que los hechos que se nos narran son absolutamente fehacientes y que han sucedido entre los años 2004 y el 2012 en diversos estados de México. (La documentación utilizada por parte de Don Winslow para acreditar esta trama de 700 páginas es excelente y debe haber sido un trabajo agotador, y más con la minuciosidad con que está detallada).

El estilo narrativo es más que correcto y aunque en la trama se encuentren datos precisos, la voz narrativa se encuentra muy lejos de ser una voz ensayística y el libro pasará a ser una historia real novelada con personajes ficticios, de mucha credibilidad. Además de estar bien trazada y expresada, los diálogos serán intensos y verosímiles. De estilo directo y demostrativo, éste dará consistencia y autoridad al libro.

La mitad de los asesinatos que se producen en la ciudad son obra de niños pobres que ni siquiera saben para qué cártel trabajan. Reciben una orden de un jefe situado por encima y cumplen esa orden si quieren vivir. Ese jefe puede ser un juarense, un Azteca, un sinaloense en incluso un Zeta. Puede ser uno un día y al día siguiente otro.

El cártel es una novela con una estructura y un argumento que podría ser muy adictivo aunque al leer brutalidad tras brutalidad durante páginas y páginas, ésta puede producir un estado casi de anestesia ante tanto horror y el lector podría llegar a considerar que todo lo que se le está explicando es repetitivo, perdiendo fuerza una realidad incuestionable. 

Por último, no sólo se nos dará a  conocer el alcance verdadero del narcotráfico sino una nueva visión escalofriante sobre el narcoterrorismo que puede ser más terrorífica aún si cabe; y todo ello, gracias a una digna novela que se mueve entre el thriller, el espionaje y la novela negra.

Deja un comentario