El enigma de China

el-enigma-de-chinaEl enigma de China. Qiu Xiaolong. Tusquets.

Qiu Xiaolong (Shanghai, 1953) se dio a conocer mundialmente con la serie de novelas policiacas protagonizadas por el inspector jefe Chen Cao, en las que traslada a los lectores a la realidad social y cultural de la China moderna en una época de difícil transición. Tusquets Editores ha publicado: Muerte de una heroína roja, Visado para Shanghai, Seda roja, El caso Mao, El crimen del lago y El enigma de China

Sinopsis

El inspector jefe Chen Cao se encuentra en una situación delicada: el Partido le encomienda investigar la muerte de Zhou Keng, el hijo de un destacado miembro del Partido que dirigía el Comité para el Desarrollo Urbanístico de Shanghai cuando varias de sus prácticas corruptas se denunciaron en internet. Tras ser despojado de su cargo y sometido a una detención extrajudicial, Zhou aparece ahorcado. Pese a que los dirigentes del Partido aguardan con impaciencia que su muerte sea declarada suicidio y que el inspector jefe Chen avale dicha conclusión, algunas piezas no encajan en la secuencia de acontecimientos. Chen tendrá que decidir: o renuncia a que se haga justicia, o investiga la muerte de Zhou como posible asesinato, con lo que se arriesga a incomodar a los poderes fácticos.

Reseña

Interesante novela El enigma de China, de Qiu Xiaolong. Perteneciente a la serie del policía Cao Chen que cuenta con nueve libros -aunque aquí, Tusquets ha publicado seis de ellos siendo el último El dragón de Shanghai (enero 2016 y próxima reseña aquí)-,  la saga se encuentra ambientada en el Shangái actual y dispone de elementos que la hacen muy diferente a otras sagas policíacas y estos son, principalmente y cómo no, la propia cultura oriental china.

El inspector jefe Chen es un personaje singular ya que es un “policía-poeta” algo melancólico aunque es ese amor a la poesía lo que logra humanizarle dentro de la rigidez y del paisaje sombrío que conforma el estricto régimen de la República Popular China. Miembro de la “Asociación de Escritores”, Cao Chen no es un policía cualquiera sino que dispone de varios ‘títulos’ dentro de la organizadísima burocracia china como son el de “Secretario del Partido en el Departamento de Policía de Shangái”, miembro del “Comité del Partido Comunista de Shangái” y, por último, su cargo dentro de la policía, “Director de la brigada de casos especiales”.

En El enigma de China se hablará sobre la corrupción entre los miembros destacados de la sociedad y de los abusos e ilegalidades que se cometen en el país; sobre la burbuja inmobiliaria y las grandes diferencias sociales -excelente y sencilla la explicación que se hace en el libro-, y también se hablará sobre el control férreo que el gobierno chino impone a los ciudadanos sobre el libre acceso a Internet y de los bloqueos en la red sobre información tanto nacional como internacional aunque el ciudadano encuentra alguna vía de escape a través de los microblogs. ‘Armonizar’ a la sociedad sigue siendo la máxima prioridad del estado, y el inspector jefe Chen se verá muy comprometido en el caso que le ocupa y donde el Partido le pide que “asesore” -no que investigue-, el posible suicidio de Zhou Keng, miembro del Comité para el Desarrollo Urbanístico de Shanghai, recluido en un hotel por los poderes fácticos para realizarle un “shuanggui”: una especie de detención extrajudicial y práctica habitual entre los cuerpos disciplinarios del Partido. 

Novela muy amena y fácil de leer, se nos hará un recorrido por la historia de China, el idioma, la religión, la música, el arte y sobre su religión y filosofía a través del argumento que compone El enigma de China. Su autor, Qiu Xiaolong, que reconoce ser un admirador del Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán -de hecho el caso se resolverá en una comida tradicional china-, vive en los EUA desde 1988 cuando viajó para realizar un trabajo de fin de carrera.

Interesantes son las continuas referencias a la literatura china, sus escritores y poetas. Es el propio Cao Chen, quien a medida avanza el argumento y según en qué momentos, es él mismo quien va recreando versos:

Esbelta, ágil, tan joven,

como el extremo de un capullo de cardamomo

a principios de primavera

Entretenida y singular, quizás en algún momento de la novela existe un exceso de descripciones culturales y éstas toman un cariz demasiado didáctico pero, así y todo, la novela se convierte en una agradable lectura ya que dispone de un buen desarrollo y una cuidada narrativa; también se encuentra a faltar algún instante más de clímax ya que El enigma de China se desarrolla con cierta tranquilidad  y faltaría más vigor y fuerza pero es un libro placentero que se leerá con mucha curiosidad. 

Los libros de la serie del jefe Cao Chen, pueden leerse por separado ya que son autoconclusivos aunque se recomienda que antes de leer el último publicado este 2016, El dragón de Shanghai, se empiece por éste ya que quedará un asunto que se entenderá mejor si se lee antes El enigma de China.

Deja un comentario