El misterio de la habitación cerrada

el-misterio-de-la-habitacion-cerradaEl misterio de la habitación cerrada. Emilio Calderón. Anaya.

Emilio Calderón nació en Málaga en 1960. Es licenciado en Historia Moderna y trabajó en la editorial Cirene, que fundó en 1989. Ha sido gerente de una empresa de teléfonos y actor en sus ratos libres. En 1980 estudió cine y se aficionó a la fotografía. En 1985 ordenó y catalogó parte de la biblioteca del Museo Arqueológico Municipal, y en 1990 trabajó como documentalista en un proyecto de reconstrucción de la fortificación de Melilla, bajo la dirección del arquitecto Javier Vellés. En 1995 comenzó a escribir novelas juveniles y cuentos para niños. Desde entonces ha publicado numerosos títulos de este género, entre los que destacan La momia que me amó, Continúan los crímenes en Roma, Roma no paga traidores, El cielo encendido y otros misterios, El último crimen de Pompeya y El misterio de la habitación cerrada. En 2006 publicó su primera novela para adultos, El mapa del creador, con la que obtuvo un gran éxito, y fue traducida a numerosos idiomas. En 2008 ganó el Premio Fernando Lara de Novela, y en 2009 quedó finalista del Premio Planeta con La bailarina y el inglés.

Sinopsis

Bruno es un joven que acaba de llegar a Londres para realizar un curso de postgrado en Psicología. En la capital británica, conoce a una chica llamada Heaven que tiene un grave problema: su vida está ligada indirectamente a la de un asesino en serie llamado Jack el Limpio, cuyos crímenes compitieron en crueldad con los del famoso Jack el Destripador a finales del siglo XIX. Bruno tratará de conquistar a Heaven resolviendo el caso de Jack el Limpio. Pero para lograrlo, además de aportar todas sus aptitudes como psicólogo, tendrá que enfrentarse al enigma que esconde la mansión familiar de la joven.

Reseña

Novela publicada para la colección de Anaya Juvenil, La habitación cerrada es una entretenida y bien escrita novela corta de Emilio Calderón al que ya se había reseñado aquí con El velo de Isis y con la colección de relatos de terror Relatos insólitos, ambos de la editorial Arconte.

Novela ambientada en Londres del 2001 donde Bruno, un estudiante español, se encuentra realizando un postgrado en Psicología y conocerá a Heaven: una chica británica un tanto angustiada ya que ella y su hermano se ven irremediablemente ligados a la casa familiar de sus antepasados -y sin poder venderla- al contener una colección de arte donde supuestamente un psicokiller que actuó en paralelo junto a Jack el Destripador en 1888 y apodado Jack el Limpio -debido a que nunca se encontraron los cadáveres-, dejó el misterio de sus asesinatos escondidos dentro de dicha colección familiar.

Aunque el libro esté pensado para ser leído a partir de los 12 años, La habitación cerrada esconde una buena trama en un libro ligero que se leerá rápidamente y que se disfrutará por poseer una historia muy bien resuelta donde no se desvelará el misterio hasta el final y manteniéndose la intriga durante las 127 páginas que componen la historia; la curiosidad de encontrarse a un asesino que actúa en paralelo a Jack el Destripador es original y, además, despertarán algunas conjeturas interesantes sobre el propio  Jack el Destripador.

Narrado en primera persona por Bruno, la narrativa de Emilio Calderón es siempre muy buena tanto si escribe para un público adulto como infantil o juvenil. Es un autor que compone su épica con mucho cuidado utilizando unas oraciones y párrafos extensos muy bien redactados y donde desarrollará cualquier acción o argumento de la trama con sumo cuidado y de forma apacible y bella. Con remembranzas góticas,  La habitación cerrada esconde algo de terror, con misterio y enigma.

Siempre me costaba trabajo alcanzar el sueño cuando dormía en una cama extraña. […] El profundo silencio que reinaba en la habitación resultaba opresivo, como si los muebles y las maderas de las paredes hubieran enmudecido en mi presencia. Además, la oscuridad lo magnificaba todo. Inhalé aire varias veces, pero mi respiración era tan pesada como el silencio y tan espesa como la oscuridad. El mismo silencio y la misma oscuridad que, llegado el momento, se encargarían de convertir lo ocurrido durante la jornada en pasado reciente. Solo tenía que cerrar los ojos y tratar de conciliar el sueño. 

La habitación cerrada es una novela ágil que ofrecerá momentos de calidad. Con una intriga bien elaborada y con un final bien solucionado, producirá una agradable y entretenida lectura.

Deja un comentario