Houdini

houdiniHoudini. Eduardo Caamaño. Editorial Almuzara.

Eduardo Caamaño, (Río de Janeiro, 1972) es economista, especialista en creación literaria y aficionado a la historia. Después de publicar la exitosa biografía Manfred von Richthofen, El Barón Rojo (2014) decidió realizar una inmersión en la época dorada de la magia, tomando como hilo conductor la vida y trayectoria del gran Houdini. El resultado de este proyecto culminó con la publicación de esta obra, que incluye importante información traducida al español por primera vez, lo que la convierte, por lo tanto, en el trabajo más completo sobre el mago escapista en nuestro idioma. 

Sinopsis

Houdini fue un artista completo y un innovador inagotable. Además de sus espectaculares escapes, dominaba a la perfección el arte del ilusionismo escénico: fue un gran propagandista y un maestro de la publicidad y supo aprovechar el poder emergente de los medios de comunicación, promocionando su nombre mejor que ningún otro mago de su época. 

Inmigrante húngaro de origen judío, Erik Weisz desembarcó a los cuatro años de edad en el puerto de Nueva York acompañado por su madre, sus hermanos y un par de viejas maletas para mezclarse con la interminable corriente de inmigrantes que venían desde Europa. Decidió apostarlo todo a lo que creía que era su verdadera vocación: el mundo de la magia y el escapismo.
Adoptó el nombre artístico de Harry Houdini y comenzó una carrera con la que cautivaría al público llevando a cabo pruebas complicadísimas y desafíos inverosímiles. 

Reseña

Harry Houdini —Budapest 1874, Detroit 1926—, el ilusionista escapista que enamoró a millones de personas y que hoy en día sigue causando admiración a los casi 90 años de su muerte, en realidad se llamaba Erik Weisz. Hijo de un rabino de origen húngaro, a los cuatro años de edad emigró a los EUA junto su familia. A los ocho años ya tuvo que empezar a trabajar para ayudar económicamente aunque tenía un sueño que nunca abandonó: convertirse en el mejor ilusionista. Un sueño que persiguió incansablemente y que logró alcanzar.

Eduardo Caamaño acaba de publicar en este país la que se llama la biografía definitiva del mago Houdini: una biografía muy completa sobre el ilusionista y donde se nos relatarán múltiples anécdotas, contratiempos, viajes y penurias, y, por fin, el triunfo y reconocimiento de “El rey de las esposas”. 

La biografía se inicia el 31 de octubre —fecha de la muerte de Houdini a causa de una peritonitis—, del 2013 y en la suite presidencial de un hotel de Barcelona.  Eduardo Caamaño y un grupo de amigos, se reúnen para realizar una sesión espiritista e invocar al espíritu del mago, al igual que se hace en miles de ciudades de todo el mundo cada noche de Halloween. La velada obtuvo un escaso éxito en lo que se refiere a la presencia inmortal del mago. Como curiosidad, Houdini nunca creyó en el espiritismo pero en la biografía se nos explicará el por qué de esta reunión que se celebra anualmente desde su fallecimiento.

A Houdini le costó un gran esfuerzo llegar a ser reconocido como ilusionista en una época en que la magia, la adivinación, médiums, fármacos milagrosos o los circos de rarezas humanas junto con el ilusionismo, se entremezclaban en un extraño cóctel de diversidad. En Houdini se nos hará un exhaustivo recorrido por la vida del mejor escapista de todos los tiempos e incluso se destaparán aquellos bulos que han corrido sobre la vida del mago y muchos de ellos, auspiciados por él mismo.

Uno de los espectáculos más famoso fue el de Metamorphosis donde el ilusionista se introducía él mismo o suMETAMORPHOSIS esposa, en un saco atado con cuerdas y candados para después encerrarse en un baúl y con una tela a modo de telón se cubrían y se intercambiaban los papeles. Este espectáculo es, aún hoy en día, uno de los números más representados en todo el mundo.

Houdini también fue su propio promotor y para ello puso en jaque a las policías de diversos países al demostrarles que podía escapar de sus cárceles y de las esposas que utilizaban. Estos retos, siempre con un final favorable al mago, los lanzaba después como propia publicidad para sus espectáculos.

Cuando llegó el cine y los teatros se vaciaron, Houdini supo comprender que se hallaban ante un hecho histórico y lo supo aprovechar adecuadamente. Existe una anécdota mientras rodaba una secuencia, realmente escalofriante:

Se trata de una hazaña jamás realizada por nadie y no existe posibilidad humana de que alguien se atreva a repetirla. […] una de ellas incluye saltar de un aeroplano a otro, con las manos maniatadas a una altura de novecientos metros […]. ARTHUR CONAN DOYLE. 

Esta es una biografía muy completa, amena y entretenida con la que aquel lector que sea un admirador de Houdini —y muy probablemente también lo sea de Conan Doyle, con el que le unió una gran amistad y donde se contarán varias referencias y capítulos dedicado a ello—, podrá disfrutar del libro aunque hay que comentar que esta edición no está lo suficientemente revisada ya que existen erratas que podrían romper la fluidez del propio relato. No son fallos ortográficos pero sí son, por ejemplo, letras añadidas que podrían desbaratar la concentración del lector como puede ser “… Lloyd, el mejor actor del cine mundo” o “para evitar frustraciones opuesto que la gente compra su entrada…”. Una lástima ya que el libro dispone de numerosas notas, referencias, ilustraciones y un trabajo importante el de Eduardo Caamaño, en una buena y concienzuda narrativa para un libro que debería estar editado de manera impecable. 

 

Deja un comentario