Los nueve sastres

los-nueve-sastresLos nueve sastres. Dorothy L. Sayers. Editorial Diagonal.

Dorothy L. Sayers, una de las reinas del crimen de la novela policíaca inglesa, ha pasado a la posteridad por haber creado el personaje de Lord Peter Wimsey, el Sherlock Holmes de los barrios elegantes, siempre acompañado de su inseparable sirviente Bunter. En esta novela, considerada como la obra maestra de su autora, Lord Wimsey deberá enfrentarse a uno de los casos más sorprendentes de su carrera cuando un cadáver sin identificar aparece en una pequeña localidad inglesa.

Sinopsis

La noche de fin de año, Peter Wimsey sufre un accidente de coche y se ve obligado a pernoctar en Fenchurch St Paul, donde el párroco de la aldea le ofrece alojamiento. Muchos de los aldeanos han enfermado a causa de una fuerte gripe, entre ellos el campanero, de modo que Wimsey se ofrece a cubrir su puesto esa noche. Meses después, fallece el marido de una de las víctimas de la epidemia. Durante el entierro, descubren un cadáver sin identificar y Wimsey se verá implicado en la investigación de este desconcertante hallazgo, que oculta mucho más de lo que en principio aparenta.

Reseña

Cuando se dice que tal o cual libro es la obra cumbre en la bibliografía de una autora y ésta es la mismísima Dorothy L. Sayers, una de las mejores escritoras de novela de enigma, evidentemente la curiosidad es máxima. En el mismo momento que realicé la lectura de El misterio del Bellona Club, ya había oído hablar de Los nueve sastres pero localizar el libro —se publicó en este país en el 2003 aunque originariamente es de 1934–, se preveía algo complicado como así ha sido aunque finalmente, libro localizado, leído y ahora aquí comentado.

Los nueve sastres es el undécimo caso del detective y aristócrata Peter Wimsey y todo empezará cuando Lord Wimsey sufrirá un percance con el coche, conducido por su criado Bunter, en la víspera de Año Nuevo —las novelas aunque no se encuentran ambientadas en una fecha específica, se deduce que en ésta, la época es veinte años después a la Gran Guerra—. Ambos se verán obligados a pasar la noche en una aldea cercana a Londres, Fenchurch St Paul, y serán alojados en la rectoría por el reverendo Theodore Venables y su esposa. Esa misma noche, tradicionalmente se toca el carrillón “de nueve horas” para celebrar la entrada al nuevo año pero un campanero se encuentra muy enfermo a causa de la gripe y Peter Wimsey se ofrece a ocupar su puesto durante las nueve horas que durará el concierto. El día de Año Nuevo, la esposa de sir Henry Thorpe morirá a causa de la epidemia de la gripe y Lord Wimsey conocerá la extraña historia del robo de unas esmeraldas en la familia Thorpe hará más de veinte años y de cómo las joyas nunca fueron recuperadas. Al cabo de unos meses, fallecerá el mismo Henry Thorpe también por causa de la misma epidemia pero cuando se va a preparar la tumba donde se encuentra enterrada la difunta señora Thorpe para dar sepultura al fallecido, se descubrirá en la misma tumba el cadáver de un desconocido mutilado y con signos de violencia. Nadie sabe quién puede ser el misterioso hombre y el reverendo Venables decidirá dar el aviso a Peter Wimsey para que investigue lo sucedido.

Primero hay que reconocer que la trama es una trama realmente complicada y con innumerables giros. Si a eso se le suma que una parte muy importante del misterio será la campanología y el carrillón de Fenchurch St Paul, con una impactante y descriptiva velada de Nochevieja altamente visual y con un muy alto componente de suspense psicológico, la fiesta para el lector de enigma está asegurada.

Diversas informaciones, sub-tramas y misteriosos personajes así como los diferentes sospechosos, crearán un ambiente de opresión y de incógnita muy elevado. Toda la historia dispone de un argumento excelentemente hilvanado y donde nada quedará dispuesto al azar: se trata de una filigrana de acertijos y adivinanzas que, de hecho, en un libro extenso de más de 400 páginas no se sabrá quién es el culpable hasta el final aunque durante toda la novela se irán despejando incógnitas ofreciendo al libro una agilidad sorprendente e imprescindible para que no decaiga el interés. El guapo detective aristocrático Peter Wimsey, ofrecerá una imagen a la novela de actualidad al ser éste como ya comenté en El misterio del Bellona Club, alguien cercano, culto, joven y con una visión muy moderna a las circunstancias que le rodean.

Sólo he leído dos novelas de Dorothy L. Sayers pero sí puedo decir que Los nueve sastres es una novela de enigma muy contundente, muy bien trabajada y con una irrebatible trama que dotará de un enigma aplastante al libro. Una obra ejemplar.

Deja un comentario