Pecado

pecadoPecado. Laura Restrepo. Alfaguara.

Por Cristina de @abrirunlibro

Laura Restrepo (Bogotá, 1950) publicó en 1986 su primer libro, Historia de un entusiasmo(Aguilar, 2005), al que siguieron La Isla de la Pasión (1989; Alfaguara, 2005 y 2014), Leopardo al sol (1993; Alfaguara, 2005 y 2014), Dulce compañía (1995; Alfaguara, 2005 y 2015), La novia oscura(1999; Alfaguara; 2005 y 2015), La multitud errante (2001 y 2016), Olor a rosas invisibles (2002; Alfaguara, 2008), Delirio (Premio Alfaguara 2004), Demasiados héroes (Alfaguara, 2009 y 2015),Hot sur (2013) y Pecado (2016). Sus novelas han sido traducidas a más de veinte idiomas y han merecido varias distinciones, entre las que se cuentan el Premio Sor Juana Inés de la Cruz de novela escrita por mujeres; el Premio Alfaguara de novela 2004; el Prix France Culture, premio de la crítica francesa a la mejor novela extranjera publicada en Francia en 1998; el Premio Arzobispo Juan de San Clemente 2003, y el premio Grinzane Cavour 2006 a la mejor novela extranjera publicada en Italia. Fue becaria de la Fundación Guggenheim en 2006 y es profesora emérita de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos.

Sinopsis

Como sacados de un cuadro de El Bosco, los protagonistas de este libro son Arcángel, el adolescente asesino; Luis B. Campocé, el ejecutivo adúltero; Emma, la descuartizadora; una pareja incestuosa; un verdugo apodado La Viuda; las Susanas, tres hermanas indiferentes o vanidosas, y el Siríaco, profeta soberbio.

La perturbadora y ambigua idea de pecado se encarna en todos ellos. El jardín de las delicias ha dejado de esta colgado en el museo y se muestra más real que nunca, vivido por estos personajes de carne y hueso que nos confiesan al oído su particular relación con el mal. ¿Hasta qué punto son culpables? Sobre el lector recaerá el reto moral de condenarlos o, tal vez, de indultarlos.

Con la fuerza y la sensibilidad que caracterizan su literatura, Laura Restrepo indaga en la complejidad ética de la transgresión a través de una narración inquietante, original, por momentos aterradora y al mismo tiempo dulcemente humana. Cada pecado trae consigo su correspondiente culpa, pero también su gota de alivio.

Reseña

Virtudes y crímenes son intercambiables entre sí y reversibles: la naturaleza desdoblada del pecado, sus varias caras de poliedro.

El Bosco y El jardín de las delicias servirá de inspiración e hilo central de Pecado, el nuevo libro de Laura Restrepo. A través de una selección de cuentos conectados entre sí, el mal —como protagonista indiscutible—, hará acto de presencia en cada uno de los relatos a través de las culpas y flaquezas de los personajes. Pecados como el sexo o la violencia darán paso a los bajos instintos y a la falta de ética de algunos de los protagonistas. El primer y último cuento estarán conectados entre sí —Peccata mundi (1) y Pecatta mundi (2)—, y cobijarán al resto de relatos en un abrazo casi perverso haciendo un símil con el cuadro de Hieronymus Bosch y replegándose sobre siete relatos centrales: Las Susanas en su paraíso, La promesa, Lindo y malo ese muñeco, Olor a rosas invisibles, Pelo de elefante, El Siríaco, Amor sin pies ni cabeza.

El_jardín_de_las_Delicias,_de_El_Bosco

Diferentes son los géneros de los relatos de Pecado pero todos tienen en común la oscuridad de los bajos instintos como la soberbia, el orgullo y hasta la indiferencia. Ambientados en emplazamientos diversos, siempre hará su aparición la malignidad disfrazada de normalidad. Desde una relación incestuosa hasta una descuartizadora o un profeta arrogante que repite insistentemente el mea culpa. Los cuentos exudan diversos atributos como la ironía, la angustia o la locura; son pequeñas novelas completísimas en rasgos y con signos muy diferenciados entre cada una de ellas.

Suyo es el desgaste apacible de la rueda de molino, suyos la paciencia del camello y el aguante de la roca. Suyo el sufrimiento circular, nunca definitivo; a veces intolerable, a veces satisfactorio. 

La narrativa de Laura Restrepo es limpia, muy rica en léxico y dispone de una armonía perfecta y fluida sabiendo combinar sensibilidad y dureza con maestría. De belleza excepcional, esta antología demuestra fuerza y, a la vez, lirismo.

Pecado, un libro para amantes de la buena literatura hispanoamericana y del cuento. 

Deja un comentario