Sonetos

sonetosSonetos. William Shakespeare. Traducción William Ospina. Navona Ediciones.

Los «Sonetos», publicados en 1609, cumplen con las exigencias formales del soneto inglés, derivado del petrarquismo, y aunque difieren de los escritos por predecesores y contemporáneos, el tema predominante es el amor. En estas composiciones en apariencia dedicadas a un joven y a una “dama oscura”, Shakespeare despoja al soneto del componente de artificio que lo había marcado durante siglos e incorpora la ironía, la ambivalencia emocional y los motivos universales del amor: el sufrimiento, los celos, los reproches, las traiciones, el hastío, la melancolía incurable, etc. Estos sonetos, que según Giuseppe Tomasi di Lampedusa cabría situar “entre las tres o cuatro más insignes colecciones de lírica”, tienen, además, la cualidad de “hacer comprender mejor, la de acercarnos, en sus miserias y sus vergüenzas, a Shakespeare; la de hacernos entender mejor las obras maestras teatrales, puesto que si no conociéramos ‘le dessous des cartes’ (la trastienda) tendrían el aire un poco exagerado de haber sido dictadas por Dios”.

William Shakespeare (1564-1616) nació en Stratford-upon-Avon (Inglaterra). Fue el tercero de ocho hijos. En 1582 contrajo matrimonio con Anne Hathaway, con quien tuvo una hija, y dos gemelos. Alrededor de 1591 dejó a su familia y se trasladó a Londres, donde empezó a trabajar como actor e inició su trayectoria como dramaturgo. En 1594 obtuvo una participación en el capital de gestión de un teatro. Dos años después falleció su hijo Hamnet. En 1597 adquirió una casa en Stratford, donde se instaló a vivir hacia 1610. Es autor de algunas de las obras teatrales más leídas y representadas en todo el mundo, como El sueño de una noche de verano, Hamlet, Otelo, Romeo y Julieta, Macbeth o El rey Lear.

William Ospina (Padua, Tolima, 1954), estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Santiago de Cali. Columnista, poeta, novelista, ensayista y traductor, ha obtenido, entre otros, el Premio Nacional de Poesía del Ministerio de Cultura de Colombia, el Premio de Ensayo Ezequiel Martínez Estrada de Casa de las Américas y el Premio Rómulo Gallegos. Es autor de cuatro libros de poesía, entre los que destacan El país del viento y ¿Con quién habla Virginia caminando hacia el agua?, y de numerosos ensayos como Es tarde para el hombre, ¿Dónde está la franja amarilla?, Las auroras de sangre, Los nuevos centros de la esfera y La decadencia de los dragones. Su última novela es El año del verano que nunca llegó.

Reseña

¿Qué lector de poesía no ha pensado alguna vez en los Sonetos de William Shakespeare —esos monólogos de melancolía, celos o traición—, como la máxima expresión del amor? El misterio que rodea la dedicatoria al enigmático “Mr H.W.”, o los versos a la extraña “Dark Lady”, no ha hecho más que aumentar el halo arcano que envuelve a los sonetos más famosos de la Literatura Universal.

Publicados en 1609, se han realizado innumerables traducciones al castellano. Navona ediciones trae ahora, en una bellísima edición bilingüe inglés-castellano, la traducción de los sonetos por otro gran William, William Ospina, que optará por traducir los “versos isabelinos” a “versos alejandrinos”, conservando la misma estructura con tres estrofas de cuatro versos y un pareado final. Manteniendo la mayúscula para el inicio de cada verso y buscando siempre la naturalidad —cosa bastante compleja debido al lenguaje de Shakespeare—, Ospina ha preferido escoger y adaptar la belleza y espontaneidad del poeta con las palabras más sencillas pero que —como casi siempre ocurre y donde el menos es más—, serán también las más hermosas. 

What is your substance, whereof are you made,

That millions of strange shadows on you tend?

Since every one hath, every one, one shade,

And you, but one, can every shadow lend. 

***

¿Qué sustancia es la tuya, a ti de qué te hicieron,

Que hay millones de extrañas sombras en ti dispuestas?

A cada quien tan solo una sombra le dieron,

Y tú, siendo uno apenas, para todas te prestas.

(Estrofa del soneto 53)

De los 154 sonetos que componen la obra, del 1 al 126 están dirigidos a su bello y secreto amigo; del 127 al 152, estarán destinados a la “Dama Oscura”. Ambos personajes aún hoy en día son un absoluto misterio. Por último, el 153 y el 154, serán poemas simbólicos. Todos sin título, el enunciado es numérico. 

Aunque el tema central de los Sonetos sea siempre el amor, también estarán latentes otras cuestiones como por ejemplo la volatilidad de la belleza o la brevedad de la vida pero prevaleciendo siempre la pasión romántica. Un libro obligatorio para los amantes de la poesía y que, en las fechas en las que nos encontramos, podría ser una de las mejores y más agradables lecturas para las noches de verano.

Curiosamente, William Shakespeare nació un 23 de abril de 1564 y murió otro 23 de abril pero de 1616. El 23 de abril, desde 1996, está declarado por la UNESCO como el Día Internacional del Libro. Y como existen muchas clases de amor y de deseo, el pareado del soneto 136 bien podría hablar del LIBRO :

Haz solo de mi nombre tu amor, y ámalo, y creo

Que me amarás entonces, pues mi nombre es deseo.

Deja un comentario