El librero

el-libreroEl librero. Roald Dahl. Ilustraciones Federico Delicado. Nórdica Libros.

Por Cristina de @abrirunlibro

Roald Dahl es un novelista y autor de cuentos británico de ascendencia noruega, famoso como escritor para niños y adultos. Entre sus libros más populares están Charlie y la fábrica de chocolate, James y el melocotón gigante, Matilda, Las brujas y Relatos de lo inesperado. Comenzó a escribir en 1942 cuando, como miembro de la Fuerza Aérea, fue transladado a Washington. Su primer trabajo publicado, aparecido en la edición del Saturday Evening Post el 1 de agosto de 1942, fue un cuento titulado «Pan comido», describiendo su accidente con el Gloster Gladiator. El título original en inglés era «A piece of cake», pero fue cambiado a «Shot down over Libya» (Derribado sobre Libia) a pesar de que el accidente no tuvo nada que ver con la acción enemiga. 

Sinopsis

«Hace tiempo, si uno se dirigía a Charing Cross Road desde Trafalgar Square, en cuestión de minutos se encontraba con una librería situada a mano derecha y sobre cuyo escaparate un cartel anunciaba: “WILLIAM BUGGAGE. LIBROS RAROS”». Allí trabajan dos curiosos personajes: el librero, William Buggage, y su ayudante, la señorita Tottle, quienes no prestan demasiada atención a la venta de libros. Prefieren, más bien, leer cada día los obituarios, así como su obra favorita: el Who’s Who.

Publicado por primera vez en 1987, «El librero» es uno de los grandes relatos de Roald Dahl. El final es, como siempre en sus libros, inesperado y sorprendente.

Reseña

¿Un librero y una ayudante que no prestan atención a la librería que dirigen en Charing Cross “William Buggage. Libros Raros”? ¿Qué secreto ocultan William Buggage y la señorita Tottle?

Este relato corto con grandes dosis de ironía e intriga nos contará la extraña vida del dueño de una librería en Londres y dahl-el-librero-Federico-Delicadosu ayudante. Los dos son algo excéntricos, poco agraciados, y disfrutarán de una alta calidad de vida a pesar de que la librería parece no rendir beneficios. Los dos se pasan el día encerrados en el despacho: él, William Buggage, consultando el Who’s Who —Quién es quién—; ella, la señorita Tottle, redactando cartas con su máquina de escribir eléctrica. Si por casualidad un cliente quiere comprar un libro –a pesar de estar clasificados como “libros raros”, tampoco son nada del otro mundo—, es el propio cliente quien se ha de molestar en entrar al despacho para pagar su importe.

Roald Dahl fue un novelista autor también de cuentos infantiles y de cuentos para adultos. Entre los cuentos para niños destacan Charlie y la fábrica de chocolate o Matilda, muy reconocidos ambos por ser llevados también a la gran pantalla con bastante éxito. En El librero, un cuento para adultos que destilará cierta lujuria por parte de sus protagonistas, agradará por ser una lectura con gran fluidez y por toda la mordacidad que el autor imprime en el tono de la narrativa. Los protagonistas estarán muy bien definidos y perfilados y, además, El librero esconde una intriga bien llevada y con un humor inglés muy bien trabajado por ser inteligente y punzante.

Después del almuerzo subieron a su suite, en cuya inmensa cama retozaron torpemente durante unos minutos. A continuación se echaron una siesta. 

el-librero-ilustracion-federico-delicado

Cuento natural, ligero y divertido, en él cabe destacar también las hermosas y bien elaboradas ilustraciones de Federico Delicado que dotarán al relato de una mayor calidad y de una considerable agilidad visual. Un relato breve pero de lectura muy positiva. 

 

Deja un comentario