Silencio. A corazón abierto.

silencio-a-corazon-abiertoSilencio. A corazón abierto. J. D. Martín. 

J.D. Martín lleva escribiendo desde que descubrió que la literatura es el mejor de los exorcismos. Publicó algunos artículos sobre historia local, literatura y juegos de rol en publicaciones comarcales de baja tirada y, como se cree gracioso, ha colado algunos artículos en la revista de humor El Jueves. Es posible, aunque no necesario, encontrar sus relatos y reseñas en la app Bablum, en Tus Relatos, y en Fantasía Austral, además de en su blog, Lo juro por mi tatuaje, donde seguirá escribiendo mientras queden ángeles y demonios que mantener a raya.

Títulos publicados: De ilusión también se muere (Silencio nº 1)Tiempo en ruinas (El rencor de los dioses vivientes nº 1), y Vivir en el intento (Silencio nº 2)

Sinopsis

Sórdido, mujeriego, egoísta y pendenciero. Y eso que es el bueno. En su nueva novela, independiente del resto, Jonathan Silencio recibe una extraña llamada de socorro. Temiendo una trampa, pero tentado por la posible recompensa, el detective de lo paranormal se enfrentará a un caso en que los humanos serán los más peligrosos monstruos y también la única ayuda posible.
Esta vez, saber la verdad le obligará a conocerse más a sí mismo. No será un caso fácil.

Reseña

Nueva historia del detective de lo paranormal Jonathan Silencio: ese investigador irreverente, socarrón, algo canalla y provocador, viejo conocido de esta página al haber leído y reseñado todas las entregas anteriores del detective. Éste será el tercer libro de la saga —todos de lectura independiente—, y con A corazón abierto volveremos a vivir otra aventura de la mano de este personaje tan singular. 

Mientras Silencio se encuentra realizando unas pequeñas vacaciones, recibirá una extraña llamada pidiendo ayuda. Aunque enseguida comprenderá que podría tratarse de una trampa, con ciertas reticencias, acudirá al lugar donde ha sido citado. Al llegar, lo que descubrirá le sorprenderá sobremanera y aunque no demasiado convencido, la remuneración por sus servicios será lo suficiente convincente como para dejar de lado las reservas iniciales.  

Tal y como explica el autor J. D. Martín al inicio del nuevo episodio de Jonathan Silencio, éste toma el nombre de un personaje literario creado por Algernoon Blackwood, aduciendo el propio Silencio que mi primera mentira está en mi nombre. Pero es que a continuación nos añadirá:

Me gusta la sonoridad del nombre y mi trabajo se parece bastante al de ese personaje, así que resultaba adecuado. Ambos nos dedicamos a enfrentarnos a esos seres preternaturales que viven entre nosotros. Yo les cazo antes de que ellos nos cacen. Siempre lo he hecho, al menos desde que tengo memoria. Claro que esa memoria no abarca muchos años; hace tiempo que morí y regresé a la vida, perdidos todos mis recuerdos y experiencias anteriores, para encontrarme con que aquí hay monstruos. Seres que combatir.

Uno de los puntos fuertes del personaje de Silencio es la franqueza. Su manera de actuar, su claridad y espontaneidad, hará que uno, al leer cualquier libro del detective, pase unos muy buenos momentos, se divierta y se quede enganchado hasta terminarlo. Si además encontramos que en cualquiera de las novelas el relato se encuentra muy elaborado y bien narrado, el placer será doble. J. D. Martín es cuidadoso con lo que escribe y cuenta y, eso, se agradece. 

En A corazón abierto he encontrado diferencias considerables con las anteriores entregas: Silencio ya no es tan solitario, el ritmo en toda la novela es muy alto, el enigma principal se mantiene durante toda la historia hasta llegar casi al final, es mucho más visual y el clímax narrativo se alcanzará en diversas ocasiones. Incluso la portada, en esta tercera entrega, es más minimalista que las anteriores pero más impactante. 

Narrado nuevamente en primera persona por el propio Jonathan, lo que no cambia nunca en él es la ironía que irá sembrando a lo largo de toda la novela. Un ramillete de perlas —aunque en esta ocasión tampoco hallaremos tantas como en las otras novelas anteriores ya que se centra más en la trama que en el personaje de Silencio—, que nos hará sonreír —o hasta soltar una carcajada—, en más de un momento con la lectura:

Ser invisible es como ser buena persona; cuesta mucho conseguirlo y si lo logras, nadie lo ve. 

Nueva historia, nueva aventura y un Jonathan Silencio tan divertido como siempre. Y todo ello bien escrito. Para amantes de lo paranormal y de la fantasía. A disfrutar.  

 

Deja un comentario