X de rayos X

x-de-rayos-xX de rayos X. Sue Grafton. Tusquets editores.

Sue Grafton (Louisville, Kentucky, 1940), es una de las escritoras más populares en el Reino Unido y Estados Unidos. En sus inicios profesionales trabajó de guionista de televisión antes de alcanzar el éxito con el Alfabeto del Crimen, la serie de novelas policiacas protagonizadas por Kinsey Millhone, de la que Tusquets Editores ha publicado ya 23 entregas. Varias novelas de la serie han obtenido premios tan importantes como el Mysterious Stranger Award, el Shamus Award, el Anthony Award o el Premio Ross Macdonald.

Sinopsis

Una mujer adinerada contrata a la investigadora privada Kinsey Millhone para que actúe de intermediaria y haga llegar a otra persona, casualmente un preso recién puesto en libertad, cierta cantidad de dinero. Sin embargo, cuando ya ha cumplido el encargo, e incluso ya ha cobrado por él, Kinsey empieza a descubrir que, tal vez, nada es lo que parecía. No bien empieza a investigar más sobre la misteriosa mujer, debe atender otro asunto: la viuda de Pete Wolinsky, el detective protagonista de W de whisky, le pide ayuda con cierto papeleo burocrático; entre los documentos, Kinsey encuentra un listado de números aparentemente incomprensibles, y de inmediato querrá lanzarse a descifrarlos. Todo ello, además del robo de un cuadro perpetrado décadas atrás, acabará poniéndola en el punto de mira de alguien peligroso. Alguien siniestro. Alguien letal, que no deja rastro de sus crímenes. En su nuevo caso, Kinsey Millhone juega a múltiples bandas, ignorando hasta qué punto está metiéndose ingenuamente en la boca del lobo.

Reseña

Último libro publicado, de momento, del Alfabeto del crimen, conjunto de novelas protagonizadas por la detective privada Kinsey Millhone y recreadas en la década de los 80 y cuyos títulos conforman las letras del abecedario. Desde la primera entrega en 1982 con la “A” de Adulterio, Sue Grafton ha continuado este curioso alfabeto hasta llegar a la reciente X de rayos X y todas publicadas en este país por Tusquets editores. Las novelas se encuentran ambientadas en una hipotética ciudad de California llamada Santa Teresa aunque en realidad la autora se basará en la ciudad donde reside y que es Santa Bárbara. (También se trata de un guiño-homenaje a Ross Macdonald que ambientó sus novelas en la misma ciudad ficticia de Santa Teresa pero que en realidad también hacían referencia a Santa Bárbara). 

Hacía varias “letras” que no leía a la detective Kinsey Millhone y ha sido una lectura de lo más agradable y placentera. Con diversas tramas paralelas, el lector no se aburrirá ya que X de rayos X dispone de muchísima acción. Una de las cosas que más me gustan de esta saga es que es muy diferente al resto de lo que se publica actualmente dentro de la novela negra ya que uno de los principales ingredientes, y que llama mucho la atención, es precisamente la recreación de la época —hay que aclarar que la saga está escrita en la actualidad pero que la ambientación corresponde a la década de los 80—. X de rayos X se encuentra encuadrada en 1989 y es curioso comprobar cómo han evolucionado las cosas y cómo se trabajaba no hace tanto tiempo. Sin Internet, ni GPS, ni móviles, sino utilizando el teléfono fijo y las páginas amarillas para buscar a personas e intentar con las buenas artes de la detective procurar sacar el máximo de información con la llamada. O haciendo kilómetros con el coche. La protagonista, Kinsey Millhone, es otra baza muy fuerte del Alfabeto del crimen. Una mujer muy activa, muy tenaz —nunca deja nada a medias hasta resolverlo—, inteligente y práctica. (Kinsey Millhone es detective privada, de raza blanca y a punto de cumplir los cuarenta años. Soltera e independiente, no tiene hijos ni marido).

En esta ocasión Kinsey Millhone será contratada para un trabajo sencillo que una vez resuelto resultará que no era lo que ella creía ya que habrá sido engañada. Por si fuera poco, su amiga y viuda de Pete Wolinsky, el detective protagonista de W de whisky, le pedirá que la ayude con el papeleo que guardaba su esposo. Entre las carpetas almacenadas en cajas encontrará una extraña hoja que parecerá un  mensaje cifrado. Y para redondear, el robo de un cuadro de Turner hace décadas volverá a ser muy actual. Pero hay más. 

Esta sería una sinopsis muy somera porque existen casos paralelos —y uno de ellos el principal—, que al no estar contemplados en el esquema oficial del libro no revelaré, pero esta novela dispone de un argumento completísimo, muy entretenido y laborioso, donde todo será como una gran madeja enredada y que Kinsey Millhone deberá desenredar y esclarecer.

Sue Grafton describe tanta acción en este libro salpicado de “X” por todas partes, que es casi imposible que un lector no quede desarmado ante tanta actividad; bien podría suceder que debido a eso uno no llegara a fijarse en el estilo o lenguaje de la autora con tanta intriga por resolver pero ésta dispone de una narrativa muy limpia, para nada rebuscada, y altamente visual. 

Un placer leer el Alfabeto del crimen y X de rayos X. Y falta poco ya para el fin del abecedario o sea que hay que disfrutarlo mientras dure o recuperar “letras” más antiguas a la espera de las nuevas entregas. 

Deja un comentario