El imán y la brújula

El imán y la brújula. Juan Ramón Biedma. Ediciones B. 

Por Cristina de @abrirunlibro

Juan Ramón Biedma nace en Sevilla, estudia Derecho, y durante años simultanea su actividad en la gestión de emergencias con la de locutor de radio, guionista, crítico musical y cinematográfico; actualmente colabora en diversas publicaciones y páginas webs. Entre otros galardones, su novela El manuscrito de Dios fue designada Mención Especial del Jurado en el II  Premio de Novela  fallado en la Semana Negra de Gijón del 2004 y finalista del Premio Memorial Silverio Cañada; publicada en la colección La Trama de Ediciones B, la obra ha sido reeditada continuamente desde su aparición. Con su segunda novela, El espejo del monstruo, inicia una serie de novelas por entregas protagonizadas por el abogado Set Santiago, que interrumpe para presentar El imán y la brújula, una intriga histórico-criminal ambientada en la España de 1926. Ambas novelas han sido igualmente publicadas por Ediciones B.

Sinopsis

Una gran novela en la que el autor de la exitosa El manuscrito de Dios combina con maestría elementos de thriller y de relato histórico.

En la Sevilla de 1926, Éctor Mena es requerido para recuperar dos snuff movies que forman parte de una trilogía filmada catorce años atrás. Un recorrido por el Madrid de los años veinte, donde que casi nada es lo que inicialmente parece.

Reseña

Publicada originalmente en el 2007, Ediciones B recupera diez años después El imán y la brújula —premios Hammett, NOVELPOL y Crucedecables a la mejor novela policiaca del 2007—, del escritor Juan Ramón Biedma, un thriller criminal e histórico ambientado entre Sevilla y Madrid aunque en su mayoría lo viviremos en el Madrid de los años 20 del siglo pasado. 

La  novela dispone de un argumento inquietante como ya nos tiene acostumbrados el autor: unas películas snuff que forman parte de una trilogía deben ser recuperadas a toda costa. Éctor (sin hache) Mena, es contratado para localizarlas.

Todos los personajes que pululan por los libros de Juan Ramón Biedma son siempre enigmáticos y en esta novela no cabía esperar otra cosa. Conoceremos a un mago turbador. También a un hombre desesperado por obtener sangre de niños. A los violentos esportilleros. A una aristocracia rancia y viciosa. A unos patriarcas de la Iglesia lascivos. A los Regulares. Y a Éctor Mena: un ambiguo protagonista que no sabe aún qué lugar le corresponde en la vida.

La trama es una trama política además de oscura y muy gore. Una intriga donde conoceremos la dictadura de Primo de Rivera y el embrionario poder de los militares en España. Pero también el Madrid sombrío con cárceles fantasmas, hoteles deshabitados o sanatorios. Casas oscuras repletas de humedades. Lugares de lenocinio con farolillos rojos en la entrada y donde tiene cabida el sexo más turbio. Y todo envuelto por una niebla amarilla que penetra hasta la médula. Un frío intenso en los huesos y en el alma de los personajes de Juan Ramón Biedma que recorrerán las calles de Madrid con no tan sólo niebla o lluvia intensa sino también con bruma en los espíritus.

Tras la esquina se escucha Madrid.

Es un estruendo que sube y llena. Trayendo mil historias. Puede oír los bombardeos que aún no se han producido. Puede oír el ruido de las piernas al abrirse de una mujer que se tiende en el suelo de un callejón, sobre una puerta rota, mientras dos tipos le tiran dinero a la cara para una botella. El llanto de dos niños que se pasan el día amarrados a la tubería de un cuarto de baño. El ruido del motor de cientos y cientos de vehículos y el ruido de la respiración de un anciano que, sin saberlo, cruza las carreteras deseando ser atropellado por alguno de ellos. Editores que cierran manuscritos en la segunda página. Pintura barata que se cuartea en las paredes ante la mirada atenta de enfermos amarrados en sábanas.

El imán y la brújula es un libro hipnótico que no necesita cliffhangers ni tampoco capítulos cortos o giros inesperados. Sencillamente se ha de leer y de estar atento a todas las referencias, que son innumerables, o también a las observaciones —atentos a las alusiones a las novelas policiales —, sobre personajes célebres —tristemente algunos —, o a la erudición que manifiesta Juan Ramón Biedma sobre los temas tratados. Un libro duro, gore y oscuro que no debe perderse nadie.

Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

2 thoughts on “El imán y la brújula”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *