Fin de guardia (Trilogía Bill Hodges 3)

Fin de guardia (Trilogía Bill Hodges 3). Stephen King. Carlos Milla Soler. Plaza & Janés.

Por Cristina de @abrirunlibro

Stephen King es el maestro indiscutible de la narrativa de terror contemporánea, con más de cincuenta libros publicados. En 2003 fue galardonado con la Medalla de la National Book Foundation por su contribución a las letras estadounidenses, y en 2007 recibió el Grand Master Award que otorga la asociación Mystery Writers of America. Entre sus títulos más célebres cabe destacar El misterio de Salem’s LotEl resplandorLa zona muertaOjos de fuegoItMaleficioLa milla verde y las siete novelas que componen el ciclo «La Torre Oscura». Debolsillo ha publicado, entre muchos otros, BlazeEl ciclo del hombre lobo y La cúpula. Sus últimos libros publicados en nuestro idioma son Mr. MercedesDoctor SueñoJoyland 22/11/63.

SINOPSIS

Al detective retirado Hodges, que dirige una agencia de investigación privada con Holly, le diagnostican un cáncer de páncreas: le quedan meses de vida. En ese momento Hodges investiga una serie de suicidios recientes con un punto en común: todos los fallecidos tuvieron relación con Brady Hartsfield, el tristemente famoso Mercedes, que hace años planeó volar una sala de conciertos de rock llena de adolescentes.

Hodges y Holly dejaron al asesino en estado vegetativo del que no se ha recuperado. Sin embargo, el médico del hospital ha estado suministrando a Brady drogas experimentales que han supuesto que adquiera nuevos poderes, incluida la capacidad de mover objetos pequeños con la mente y de entrar en los cuerpos de ciertas personas vulnerables a su control. Desde su cama Brady ha ideado una aplicación del videojuego Zappit. En cuanto tiene al usuario bajo control, usa la aplicación para dominar su mente y arrastrarlo al suicidio. Sus objetivos son los mismos adolescentes que escaparon de la muerte, pero en realidad quiere atraer a Hodges al juego y vengarse. No sabe que está a punto de morir.

RESEÑA

Como sucede tantas veces antes de comprar un libro del que no tienes ninguna referencia, lo habitual, lo normal, es leer antes la sinopsis. No es mi caso ya que esperaba con verdaderas ansias el cierre de la trilogía de Bill Hodges, ese policía que investigaba el caso de un psicópata que arremetía con un coche robado una cola de parados, de madrugada, mientras esperaban que se abrieran las puertas de una oficina de empleo para asegurarse alguno de los mil puestos de trabajo prometidos. Stephen King, el rey del Terror, se estrenaba en la novela policial con dicho libro y se avisaba que pertenecía a una trilogía, la trilogía de Bill Hodges: un policía jubilado que pensaba terminar con su vida al encontrarse retirado y fuera de la sociedad pero que al empezar a recibir cartas anónimas del que parecía ser el asesino de la matanza, se volcaba en dar con él a toda costa.

A Mr. Mercedes, título que tomó el escritor para su libro al ser la marca de coche que utilizó el asesino para cometer la masacre, le siguió Quien pierde paga, un rompecabezas de lo mejor que he leído en novela policial y donde regresaba el autor, un poco, a los tiempos de Misery. Una segunda parte que tiraba por el suelo aquella teoría mía de que en las trilogías, la segunda es siempre la más floja. (Me ha ocurrido en más ocasiones, como por ejemplo con Àlex de Pierre Lemaitre, pero pienso que son excepciones a la regla). 

Y por fin ha llegado Fin de guardia. Un libro del que no tenía idea sobre qué trataría exceptuando el magnífico cierre de la segunda. Y ahora es cuando llego adónde quería llegar desde el principio: recomiendo no leer la sinopsis de este tercer y último libro de la trilogía de Bill Hodges. Lo recomiendo porque la sorpresa y la angustia será mayor. No hay que olvidar que aunque se trate de un libro policial está escrito por Stephen King que es un maestro del suspense y, en mi opinión, el suspense queda amortiguado con la lectura de la síntesis. Síntesis que por suerte leí después del libro. (Por cierto, recomiendo leer la serie desde el inicio).

Fin de guardia es otro jeroglífico altamente sugestivo donde el lector se verá atrapado en una espiral de asesinatos, maldades y causalidades pergeñadas por un maquiavélico asesino que dispone de una mente brillante. ¿Cliché? Seguramente. Pero Stephen King utiliza sus recursos de una manera asombrosa y sabe jugar al juego que más le gusta: entretener y crear tensión. Una tensión asegurada para los amantes de King, tanto de las novelas o relatos de terror como de esta serie policial.

Y ahora sí voy a caer en un pequeño spoiler pero que los lectores que leyeron la segunda entrega ya lo teníamos asumido: si en Quien pierde paga veíamos reminiscencias a Misery, con esta última el escritor hará un guiño a Carrie. Eso sí, más tecnológico y rebuscado. Pero igual de angustioso. 

¿Acaso alguien esperaba un libro que fuera camino de rosas con el Rey? Vayan tomando asiento porque este libro es un gran cierre de trilogía. Feliz viaje.

Deja un comentario