Robert Louis Stevenson, un «tusitala» en los mares del Sur

Robert Louis Stevenson, un «tusitala» en los mares del Sur

Por Cristina de @abrirunlibro

Uno de los mejores escritores que ha dado la época victoriana es sin lugar a dudas Robert Louis Stevenson: novelista, ensayista y también poeta escocés, conocido principalmente por sus obras Treasure Island (1882), «La isla del tesoro», un libro juvenil, o Strange Case of Dr Jekyll and Mr Hyde (1886), «El extraño caso del del doctor Jekyll y el señor Hyde», uno de los mejores libros de la literatura gótica y nacido de una pesadilla del autor. 

«Y si soy el mayor de los pecadores, soy también la mayor de las víctimas.» Henri Jekyll.

Robert Louis Stevenson nació en Edimburgo, Escocia, en 1850. Hijo de un abogado y constructor de faros, Thomas Stevenson, su salud fue delicada desde la infancia —posiblemente por una enfermedad heredada de la madre, Margaret Isabella Balfour, que disponía de insuficiencia respiratoria—, y tuvo que ser cuidado por una enfermera en casa desde que contaba aproximadamente dos años de edad. Acudió a la escuela de manera intermitente a causa de su mala salud pero a los 16 años ingresó en la Universidad de Edimburgo para estudiar Ingeniería Náutica y seguir con la tradición familiar de los Stevenson. Pronto abandonaría la carrera, con el consiguiente disgusto del padre, para estudiar Derecho. Aunque llegó a ejercer como abogado, nunca brillaría en esta especialidad. Durante la época universitaria, Stevenson llevó una vida excéntrica y algo descontrolada utilizando extrañas vestimentas como por ejemplo sombreros de ala ancha y también frecuentando burdeles o consumiendo hachís. Fue desde esa época donde el autor se aficionó al alcohol que no abandonaría hasta el final. 

Fue un gran amante de los viajes, quizás porque desde muy pequeño acompañó al padre en varios desplazamientos por trabajo, aunque él personalmente también realizaría viajes en solitario, sobre todo a Francia, buscando climas más benignos para tratarse, la ya diagnosticada, tuberculosis. Fue en Grez, en 1876, donde conocería a Fanny Van de Grift Osbourne, una mujer estadounidense, casada —aunque separada—, y con dos hijos, once años mayor que él. Stevenson y Fanny se enamorarían y un año después, Stevenson viajaría a los EUA para reunirse con ella ya divorciada. Este viaje estuvo a punto de matarlo y la salud del escritor empeoró gravemente. Ambos regresarían casados a Edimburgo con los hijos de Fanny pero se establecieron tan sólo tres años para volver a viajar a Nueva York, donde el escritor se hizo amigo de otro gran autor, Mark Twain. Después de un breve período en San Francisco, el matrimonio comenzaría a recorrer los mares del Sur estableciéndose, pensaban que temporalmente, en Upolu, Samoa. 

«Robert Louis Stevenson and His Wife», John Singer Sargent. American painter, August 1885, Bournemouth. Private collection. (Steve Wynn collection). Oil on canvas.

 

Stevenson pasó largos períodos de reposo en la cama y es allí donde crecería como escritor. Ensayos, novelas y poemas salieron de sus largas etapas de descanso como por ejemplo Kidnapped (1886), «Secuestrado», The Black Arrow (1888), «La Flecha Negra», o Catriona (1893), continuación de «Secuestrado». 

El escritor moriría en Upolu, Samoa, de una hemorragia cerebral un 3 de diciembre de 1894. Contaba con 44 años de edad. Amigo y defensor de los aborígenes, explotados como colonia europea, a su muerte éstos le bautizaron con el nombre de «Tusitala», término que en la Polinesia significa El que narra historias. Fue enterrado mirando al mar y como epitafio se grabó un poema que el propio Stevenson escribió en 1884 para ese fin, con el nombre de «Réquiem»:

Bajo este cielo amplio y estrellado,
Cavad mi tumba y dejadme yacer.
He vivido feliz, y feliz muero, /Y mi único deseo es descansar.
Este, es el verso que ha de figurar en mi tumba:
Reposa aquí donde siempre quiso estar;
en su hogar junto al mar, el marinero;
junto a la montaña, el cazador.

Fuentes poetryfoundation.org y victorianweb.org

Deja un comentario