Dieciocho meses y un día

Dieciocho meses y un día. Paz Castelló. Ediciones Urano. 

Por Cristina de @abrirunlibro

Reciente Galardón de Letras del Mediterráneo 2018 en la modalidad de narrativa, Dieciocho meses y un día aborda la violencia machista contada a través de Sabina Lamer, una afamada y joven pintora afincada en Peñíscola que sufre de agorafobia a causa de un estrés postraumático cuando presenció como su mejor amiga, Lola, era asesinada en plena calle. 

Desde ese día Sabina se encuentra encerrada en su apartamento. Sus necesidades básicas —como pasear el perro—, la cubren sus pocos amigos; por si fuera poco, el accidente de Roberto, pareja de Sabina, al escaso tiempo de la muerte de Lola, incrementa aún más su temor a los espacios abiertos.  La pintora sólo espera que el juicio a la ex-pareja de Lola y donde ella ha declarado por vídeo-conferencia como única testigo presencial, acabe con el homicida entre rejas. Pero finalmente, tras el juicio, el hombre queda en libertad. Sabina enloquecerá de dolor y sólo una idea recurrente acudirá a su cabeza: vengar la muerte de Lola.  

En esta ocasión Paz Castello, la autora de Dieciocho meses y un día, regresa con una novela complicada de desarrollar ya que la trama no es fácil. Narrada con la exquisitez a la que nos tiene acostumbrados, describir una mujer agorafóbica, encerrada en un apartamento, medio enloquecida —recibe la visita de una terapeuta en su domicilio—, y a la que casi no quedan amigos —ni lógicamente apenas una vida—, es difícil de novelar y ahí, Paz Castelló, demuestra lo valiente que es arriesgando con un argumento tan delicado como es la violencia de género y las fobias; y todo ello sin un entorno visual al que estamos acostumbrados en la ficción ya que casi todo ocurre entre cuatro paredes, algo sumamente difícil de describir. Sí existen otros personajes e incluso pequeñas subtramas, aunque la protagonista principal es Sabina: una mujer inestable que dispone de varios frentes y que siente la necesidad de luchar pero no puede. Una mujer que ha muerto poco a poco y que ve cómo su vida se ha escapado de entre sus dedos tras el asesinato de su mejor amiga. 

«Últimamente se estaba acostumbrando a los soliloquios. A punto estaban de cumplirse dieciocho meses en los que no había salido de casa ni una sola vez y el encierro hacía ya tiempo que había quebrado su equilibrio emocional. Se hablaba mirándose al espejo, mientras cocinaba, en la ducha, intentando no perder ese aspecto humano del lenguaje; incluso hablaba en sueños. Aquel encierro empezaba a cobrarle factura. Ahora ella era su mejor amiga y su peor enemiga, su confidente, su consejera, su aliada, su hermana gemela, su detractora, su ángel de la guarda y su demonio». 

Paz Castelló aborda diversos frentes en este libro. No sólo toma la violencia de género como argumento principal para lo sucedido con Sabina y su enfermedad, sino que quiere hacernos reflexionar sobre cómo esa misma violencia daña al entorno del afectado como pueden ser padres o amigos y cómo cambiará el futuro de éstos. Algo extremadamente doloroso para todos ellos.  Pero también plantea las grietas de un sistema judicial desbordado ante este fenómeno criminal y los escasos recursos que emplea la sociedad para demostrar su rechazo. 

Nueva novela de la autora de La muerte del 9 y de Mi nombre escrito en la puerta de un váter que ahora, con Dieciocho meses y un día, sigue escarbando y removiendo temáticas que el mundo en general, prefiere obviar o, a lo sumo, desear no verse afectado por ninguna de ellas. Una especie de «cuanto más lejos, mejor», aunque todos conozcamos o hayamos visto algún caso en algún momento. Y Paz Castello además las transcribe para dejar constancia de ellas en la literatura y mostrarlas a ese mismo mundo indiferente. 

Deja un comentario