Hermana

Hermana. Rosamund Lupton. Traducción María Alberdi. Principa Noir. 

Por Cristina de @abrirunlibro

El vínculo entre dos hermanas ha sido siempre un buen argumento para desarrollar una ficción. Más, si las protagonistas son antagónicas como sucede en Hermana. Unas diferencias que en cambio sí disponen de puntos en común como sucede en la vida real: la necesidad de proteger siempre a la hermana pequeña por parte de la mayor —aunque se hallen separadas a miles de kilómetros de distancia como sucede en este libro—, o la complicidad y la amistad que une a mujeres de este parentesco. Entonces, ¿qué es lo que hace diferente la novela de Rosamund Lupton a otras novelas?

Beatrice recibirá la llamada de su madre informándole de que Tess, su hermana, ha desaparecido. Bee volará desde Nueva York a Londres para conocer lo ocurrido pero allí se encontrará con una versión oficial de la policía sobre los hechos que no guarda relación alguna con el carácter y la forma de ser de Tess. Beatrice se negará a secundar dicha interpretación y es en ese momento cuando decide iniciar una investigación por cuenta propia y que la apartará de su anterior vida. La verdad que irá descubriendo poco a poco será sobrecogedora. 

La mayor y notable relevancia que se comprobará al iniciar la lectura de este libro será la voz narrativa en segunda persona de Beatrice. Una voz que nos relatará la angustia y el sentimiento de culpa que la atenaza y donde mostrará de manera ejemplar ese hilo invisible que une a las hermanas. Un hilo de amor y respeto que será de una intensidad muy hermosa y donde quedará perfectamente reflejada la conmoción de Beatrice por la desaparición de Tess así como los sentimientos sobre lo que entiende como un fracaso en su rol de hermana mayor.

«Las puertas de la comisaría de policía se cerraron a mis espaldas. El aire oscuro y congelado abofeteó mi cara. Las farolas y las luces de las tiendas me desorientaban, y la gente que caminaba apresurada por la acera me intimidaba. Por un momento, entre el gentío, te vi. Desde entonces he descubierto que es muy corriente que la gente que está separada de un ser amado lo siga viendo entre un puñado de extraños; tiene que ver con las unidades de reconocimiento que hay en nuestro cerebro, que están constantemente activadas y saltan con demasiada facilidad. Fue un cruel truco de mi mente que duró apenas unos instantes, pero lo suficientemente largos como para sentir, físicamente, lo mucho que te necesitaba.»

La novela cuenta con un suspense muy alto. Las dudas constantes de la protagonista, la intuición de estar siendo acechada, la incomprensión de la policía, los indicios preocupantes que irá descubriendo, así como algún personaje de índole dudosa, dotará a Hermana de una agilidad constante. Reiterando que la voz narrativa en segunda persona consigue una muy buena complicidad con el lector, todo el desarrollo del argumento y las herramientas que utiliza la autora para dar a conocer el perfil de ambas hermanas con, por ejemplo, los correos intercambiados entre ellas o los recuerdos, dotarán de claros rasgos a cada una sobre su manera de ser. La novela además cuenta con buenas dosis de enigma y misterio consiguiendo una gran tensión durante toda la lectura. El libro avanzará imparable hasta alcanzar un final que contiene una sorpresa inesperada.   

Traducida a varios idiomas así como recomendada en el programa de televisión de Oprah Winfrey —y conocemos todos la repercusión de este hecho sobre un libro—, también fue seleccionada por Amazon como mejor libro de 2011. Ahora, este pasado mes de abril, editorial Principal de los Libros recupera Hermana para su serie Principal noir

Una buena construcción y un buen suspense para esta primera novela de Rosamund Lupton

***

Rosamund Lupton (1964) estudió Literatura Inglesa en la Universidad de Cambridge. Ganó la competición de nuevos guionistas de Carlton Television y fue seleccionada por la BBC para asistir a su curso de nuevos guionistas. También ha formado parte del grupo de escritores del Royal Court Theatre y ha sido columnista y crítica literaria en Literary.

Deja un comentario