Selfies

Selfies. Jussi Adler-Olsen. Traducción de Juan Mari Mendizabal. Ediciones Maeva. 

Por Cristina de @abrirunlibro

Selfies es la séptima entrega de la saga de los casos del «Departamento Q» del autor Jussi Adler-Olsen. El Departamento Q —un departamento de la policía de casos no resueltos—, encabezado por el detective Carl Mørck de la Policía criminal en Copenhague, Dinamarca, dará con Selfies un paso aún más allá para una de las series que dispone de las tramas más intensas en las sagas policiales actuales. Aunque cada libro de la serie puede leerse por separado, es interesante conocer el inicio —por ejemplo saber cómo Carl Mørck llegó al Departamento Q—, ya que los personajes que la protagonizan disponen de una historia importante de comprender. Así y todo cada libro está organizado con un esclarecedor desarrollo de los personajes, lo que permitirá no perderse con ellos.

Con un argumento complejo que dispone de varias ramificaciones, el encaje de todas las piezas en Selfies es realmente bueno. Varias serán las tramas y entre ellas, el Departamento Q pasará por sus momentos más bajos a causa de un error administrativo. Rose, un pilar importante de la sección, se hunde en su enfermedad y sus compañeros pasarán por momentos de mucha aflicción al verse impotentes para ayudarla. Por otro lado, muchachas jóvenes y guapas que viven de subvenciones estatales y que sueñan con convertirse en estrellas de un Reality show, serán el objetivo de una persona trastornada. Para terminar de redondear el argumento, un caso antiguo parece estrechamente relacionado con otro caso actual de asesinato. 

Jussi Adler-Olsen se ha convertido en un verdadero profesional en esto de la novela negra y criminal. Lejos queda ya la primera novela que conocimos, La mujer que arañaba las paredes en el 2011, pero si allí ya demostró tener una gran aptitud para los rompecabezas, su carrera se ha ido consolidando y raro es el lector que no haya seguido la serie o se deje algún nuevo libro sin leer. En Selfies igualmente se ha de reconocer que un gran peso específico del argumento es el caso que pertenece a Rose y, aunque es una de las grandes protagonistas, en esta ocasión la novela pierde algo de intensidad al recordar el porqué Rose es cómo es aunque hay momentos de gran congoja. Disfrutaremos también del resto de personajes y entre ellos mi favorito, el entrañable y sensible sirio Assad que crece en cada novela.

El puzzle creado en Selfies es donde reside el valor de este libro y a Jussi Adler-Olsen no le importa hacer demostración de su trabajo. Trabajo que requiere un gran esfuerzo encajando y resolviendo cada fleco sin temblarle el pulso. Hace poco comenté aquí mismo sobre otra novela muy bien entretejida pero que en el momento de resolverla flaqueaba. Pues bien, no sucede lo mismo con Selfies donde, y a pesar de conocer ya muchas cosas sobre el desenlace, la novela culminará de forma poco o nada inmodesta.

***

Nacido en 1950, Jussi Adler-Olsen es uno de los autores europeos de novela negra que más éxito ha cosechado. Trabajó, entre otras profesiones, como editor de cómic y redactor de revistas hasta que en 1995 decidió dedicarse por completo a la escritura. 
Después de la publicación de seis volúmenes de su exitosa serie Los casos del Departamento Q, se rescata ahora su primera novela, que en su día ya fue best seller. La casa del alfabeto es una novela independiente en la que se percibe la gran sensibilidad que tiene este autor por el tema de las enfermedades mentales, así como su capacidad de desarrollar tramas trepidantes.

Actualmente los thrillers del Departamento Q se publican en más de cuarenta y dos países, donde han atrapado a más de 15 millones de lectores.

Deja un comentario