El Cuarto Mono

El Cuarto Mono. J.D. Barker. Traducción de Julio Hermoso Oliveras. Ediciones Destino.

Por @latitaquelee

Si os queréis entretener con un thriller bien hilvanado os recomiendo la segunda novela del escritor americano J.D.Barker, El Cuarto Mono (Ediciones Destino). Un serial killer lleno de giros argumentales que siempre te pillan desprevenido. No tardaremos en tener una adaptación de la novela para la CBS, que ya ha adquirido sus derechos.

Sam Porter es el veterano detective de la Metropolitan de Chicago que lleva media década intentando cazar al Cuarto Mono, el escurridizo asesino en serie que ya ha matado a siete mujeres jóvenes. Sin embargo, parece que esta vez la suerte podría estar de su parte, y es que ha aparecido atropellado un hombre que podría ser el que buscan.

El equipo de Porter está muy emocionado, el atropellado guardaba en el bolsillo de su gabardina un objeto que lo conecta con el macabro modus operandi del asesino, una delicada cajita blanca cuyo contenido, a pesar de no ser algo corriente, no sorprende al policía: hablamos de una oreja mutilada. El Cuarto Mono —sobrenombre con el que la prensa ha bautizado al criminal—, utiliza esos finos recipientes para enviar por correo a las familias de sus víctimas pedazos de la anatomía de estas. Primero la oreja, luego los ojos, y finalmente la lengua, esa ha sido, hasta ahora, la  invariable secuencia terrorífica que precede al acto final: la aparición del cadáver.

Resulta evidente para Sam y su equipo que esta vez la fortuna ha frenado la macabra secuencia, pero su trabajo no ha hecho más que empezar. A la tarea de identificar al asesino se le suma la de encontrar a la mujer retenida antes de que sea demasiado tarde. Es aquí cuando empieza una de las tramas de la novela, la que se inicia con los entresijos de la investigación policial. La otra trama potente es la que nos brinda la aparición del diario del asesino en otro de los bolsillos de la gabardina.

Sam Porter se encarga la tarea de leerlo, es una forma de acercarse a él, de conocerlo, de entrar en su psique y así, tal vez, encontrar el zulo donde posiblemente esté escondida su última víctima, Emory Connors, la hija de un influyente banquero de inversiones.

Gracias al diario conoceremos las motivaciones que impulsan a este hombre que, inspirado por su interpretación de la leyenda china de los tres monos sabios, se siente legitimado para vengar a través de las víctimas los malos actos de la familia. «No escuches el mal, no veas el mal, no pronuncies el mal», ese es el mensaje que subyace en las figuras del templo japonés de Nikko, los tres monos que se tapan ojos, oídos y boca respectivamente; el mantra que se ha repetido desde siempre en la casa del Cuarto Mono.

Los avances de la investigación se intercalan con pasajes del diario que nos desgranan la infancia del asesino dejándonos entrever la capacidad y la inteligencia del psicópata. Contemplaremos fascinados el proceso y la formación del que será el Cuarto  Mono por parte de unos padres que, podrían ser tus vecinos de al lado, pero que en realidad no tienen nada de corrientes. Está mal que lo diga, pero apetece adentrarse en su universo, en su día a día nada normal narrado con total serenidad.

Los distintos personajes implicados en el caso se van cediendo el turno en capítulos muy cortos, llenos de ritmo, todo con el fin de meternos por completo en una historia frenética llena de sorpresas. Apenas tres días son el marco temporal en la que se desarrolla una novela  en la que prima la trama por encima de todo. Los personajes, quizá en menor medida que el serial killer, ceden el protagonismo ante un caso bien construido. J.D. Barker consigue mantener la intriga hasta el final y te engancha a base de ingeniosos giros de guion mientras mantiene la coherencia de la trama.

***

J. D. Barker es un escritor que se ha movido siempre dentro del terreno del horror. Con su primera novela, Forsaken, consiguió despertar expectación dentro del género y fue nominado a diversos premios, entre ellos el Bram Stoker, uno de los más importantes.