Mensajes desde el infierno

Mensajes desde el infierno. Meg Gardiner. Traducción de Ana Herrera. RBA. Serie negra. 

Por Cristina de @abrirunlibro

Es indudable el poder de atracción que ejercen los asesinos seriales sobre la ficción. Si hoy en día parece que se abusa de ellos en la novela, no hemos de olvidar que ésta siempre se ha basado, cómo no, en hechos reales. Múltiples son los casos verdaderos de serial killer a lo largo de los siglos como, por ejemplo, «la condesa sangrienta» — Erzsébet Báthory, siglo XVI—, Mary Ann Cotton —siglo XIX—, o John George Haigh —siglo XX, ver aquí—. En realidad son casos espeluznantes que nos explican cómo son capaces estos asesinos de pergeñar sus macabros crímenes y cómo, incluso, algunos se vanaglorian de ello. También es cierto que desde Hannibal Lecter, El silencio de los corderos, año 1988, hemos tenido un verdadero boom en la literatura de ficción, algunas con mejor suerte que otras. 

Mensajes desde el infierno, el libro de hoy, trata sobre un asesino en serie. Viene apadrinado por Don Winslow y Lee Child, ha sido nominado al Barry Award como mejor thriller y su autora, Meg Gardiner, es autora de novelas de suspense. Con él se inicia la saga de la detective Caitlin Hendrix. 

«Hace veinte años, un asesino en serie aterrorizó a toda la bahía de San Francisco con sus crímenes. Caitlin Hendrix lo recuerda a la perfección, porque el psicópata nunca fue atrapado y el caso casi destruyó a su padre, el detective de policía que estaba al mando. Ahora, cuando Caitlin tan solo lleva seis meses en el equipo de Narcóticos, parece que el asesino ha vuelto a actuar de forma despiadada. Sus brutales asesinatos y sus retorcidos mensajes amenazan con hundir la vida de Caitlin en las tinieblas. Pero esta vez ella no está dispuesta a caer en los mismos errores que su padre».

La novela está redactada de forma contundente, con frases cortas y con reflexiones tipo flash para conseguir captar la atención desde la primera página y así tener conocimiento sobre las intuiciones o miedos de los personajes, algo que siempre ha funcionado muy bien sobre todo en situaciones de alto riesgoMensajes desde el infierno dispone de un alto suspense gracias a todo ello —se nota la experiencia de la escritora en gestionar los tiempos—, y las descripciones, detalladas al máximo, dotarán de esa percepción de “visualidad” a un libro que se verá apoyado por un buen desarrollo de los personajes. 

Novela para lectores amantes de los serial killer, de las recreaciones macabras, y que también sientan añoranza de novelas como «El silencio de los corderos» o películas como «Seven». Una novela de suspense con alto grado de intriga. 

***

Meg Gardiner. Aunque se graduó en la facultad de Derecho de Stanford, no tardó en cambiar las leyes por la escritura. Impartió clases en la Universidad de California, en Santa Bárbara, y más tarde se trasladó a Londres con su familia. Actualmente vive en Austin (Texas), donde se dedica de lleno a la literatura. Hasta el momento es autora de quince novelas de suspense y la creadora de la serie protagonizada por Caitlin Hendrix. Mensajes desde el infierno es su primera entrega, que ha sido nominada al Barry Award al mejor thriller y escogida por la CBS para realizar una serie de televisión.