Philip Trent y el caso Trent

Philip Trent y el caso Trent. E. C. Bentley. Traducción de Guillermo López Gallego. Ediciones Siruela.

Por Cristina de @abrirunlibro

Nuevo caso del pintor y detective aficionado Philip Trent al que conocimos en la maravillosa e imprescindible novela El último caso de Philip Trent, 1913. Una novela a la vez diferente y similar a esta nueva que traigo hoy aquí, ya que Philip Trent y el caso Trent presenta diferencias con su predecesora. 

Escrita también por E. C. Bentley pero con la colaboración de H. Warner Allen, escritor de relatos detectivescos o ensayos sobre el vino —de hecho en esta trama encontraremos una interesante referencia a un vino espumoso—,  Trent se verá envuelto como sospechoso en el caso de asesinato de James Randolph, un filántropo con varios enemigos y de carácter algo despreciable como iremos conociendo a medida que avanza el libro. Aunque Trent no será él el único relacionado con el crimen —un amigo suyo confesará ser autor del mismo—, varios son los personajes que se verán involucrados en el asunto. La complejidad de la investigación, llevada de manera impecable por el inspector Bligh y por Trent, dotarán a la trama de una enmarañada red de sospechosos.

«Al bajar la escalera del club Cactus, Trent se detuvo en el umbral y encendió un cigarrillo mientras reunía fuerzas para despedirse de su tía preferida, que salía en el transbordador ferroviario de Newhaven. Forma parte del patrimonio de nuestra isla, razonó, que, cuando estamos a punto de salir del país, el tiempo sea atroz. Dios aprieta, pero no ahoga, y el británico que está a punto de separarse del suelo natal suele verse aliviado y consolado por la idea de que el clima del lugar al que va no puede ser tan desagradable como el que deja, idea esta tal vez errónea, pero ¿qué idea, se preguntó, no lo es?»

Philip Trent y el caso Trent es básicamente una novela de enigma más al estilo de la época del Detection Club: escrita veintitrés años después de la primera de Philip Trent, encontraremos una trama complicada, diversos personajes, y una resolución final para atar cabos (aunque no con la escena última de todos los sospechosos en una misma sala como ocurre en casi todos los whodunnit). Una novela detectivesca hecha para involucrarse en el enigma, atesorar pruebas, e ir descartando sospechosos. Así como El último caso de Philip Trentademás de todo lo mencionado anteriromente, la novela se convertía en una novela negra por las motivaciones del delincuente y por una elevada conciencia crítica, en Philip Trent y el caso Trent no se dará así sino que se tratará de una novela policial donde lo que prima es el razonamiento. 

Descubriremos cómo ha evolucionado la vida personal de Trent —en un capítulo hacia la mitad de la novela se revelará qué ha sucedido desde la etapa anterior y es gratificante encontrar una referencia a ello—, y también comprobaremos cómo el personaje hace un alarde incesante sobre su erudición hallando múltiples referencias con sus correspondientes notas para el lector —no hay que olvidar que Trent es un artista muy docto—. La madeja, a medida que evoluciona la trama, se enreda y desenreda en diversas ocasiones por lo que tenderá, como ya comenté, más hacia una novela de La Edad de Oro de la novela inglesa de enigma que hacia la novela negra. 

Una novela de misterio bien ambientada y con diversos frentes donde el personaje principal, Philip Trent, tendrá el máximo protagonismo. 

***

E. C. Bentley (Londres, 1875-1956) estudió en el St. Paul School y trabajó en el Daily News y el Daily Telegraph. La secuela de El último caso de Philip Trent (1913), Trent’s Own Case, no vería la luz hasta veintitrés años después.