Perros y lobos

Perros y lobos. Hervé Le Corre. Traducción de María Serna. Reservoir Books. 

Por Cristina de @abrirunlibro

Novela con una atmósfera de western altamente tensa, este noir rural ambientado en Landas de Gascuña, sur de Francia, dispone de belleza a pesar de la hostilidad del entorno, de unos personajes desconcertantes, y de los bajos instintos que pululan por toda la novela de Hervé Le Corre. Un libro que evolucionará entre el sol ardiente del verano, la humedad pegajosa en el cuerpo, y el veneno de las serpientes.

Franck ha pasado cinco años en la cárcel por no delatar al cómplice con el que perpetró un atraco, su hermano Fabien. Jessica, la novia de Fabien, lo recogerá a la salida de prisión y le dará cobijo en la casa que comparte con sus padres, su hija, un perro negro y grande como salido del infierno, y también con Fabien que se encuentra en España cerrando un negocio. Allí Franck se encontrará una familia extraña, hostil. Franck, que no quiere más entornos opresivos como los de la cárcel sino vivir en una ciudad, ver personas, respirar la libertad, se debe a su hermano Fabien y esperará su regreso entre una familia que habita en un lugar en medio de la nada.

Ésta es una novela negra angustiosa y lírica. Angustiosa por la incertidumbre constante, y lírica por una construcción hermosa narrada con frases cortas y descriptivas. Con unos personajes que destilan desafección hacia todo excepto hacia sus propios intereses, son personajes que rallan la locura. Los perfiles, estrujados y concretados para que el desarrollo mantenga la tensión, el entorno se percibirá insano y salvaje. Divida en dos partes, la primera perros y la segunda lobosPerros y lobos mantiene la alerta a pesar de que el entorno estará definido hasta la extenuación.

«Una tormenta anunció el alba. Se diría que los rayos habían iluminado el cielo y la lluvia y el viento despertado a la naturaleza. Durante media hora, en la noche desgarrada, Franck había oído la explosión de ese furor y el temblor del armazón del granero sobre él. Después se alejó como huye una panda de pillos chillones que tamborilea en las puertas o hace estallar petardos en los buzones. Regresó un silencio ululante, lleno de cuchicheos húmedos, de goterones sobre la chapa y del ruido de cientos de pequeñas bocas tragando toda esta agua». 

Perros y lobos ofrece suspense psicológico. La angustia que destila es lo suficientemente extraña como para que el lector pueda sentirse abrumado esperando un desenlace que parece no llegar nunca. Hervé Le Corre domina los tiempos durante todo el libro aunque siga, de manera porfiada, detallándonos al milímetro un cuerpo sudoroso o una carretera polvorienta. Pero en algún momento deberá llegar el final y el autor nos desconcierta con un desenlace no esperado. Es entonces cuando el lector deberá valorar si ha llegado verdaderamente al final del libro o, en cambio, lo que ha hecho es iniciar un nuevo comienzo.

***

Hervé Le Corre (Burdeos, 1955) es un reconocido autor de novela policíaca. Profesor de literatura en la universidad de Bègles, Le Corre comenzó a escribir a los 30 años. Recibió el Grand prix de littérature policière 2009 y el Prix Mystère de la crítica en 2010 por Les Coeurs déchiquetés, así como el Prix Landernau, el Prix Michel-Lebrun y el Prix Le Point du Polar européen en 2014 por Après la Guerre. En 2016 publicó en Francia Perros y lobos, que la crítica y los lectores han acogido con verdadero entusiasmo.