Lemmings

Lemmings. Jordi Dausà. Delito.

Por Cristina de @abrirunlibro

Nueva novela de la colección Delito, editorial independiente, nacida este año de la mano de Marc Moreno, editor de Llibres del DelicteLemmings, del escritor Jordi Dausà, publicada el año pasado en catalán, hace su aparición en Delito en castellano, siendo la segunda obra de la colección. (La primera fue reseñada aquí, recientemente).

Hay libros que no importa leerlos dos veces, prácticamente seguida una lectura de otra, en dos idiomas diferentes—como es este el caso—, ya que las traducciones aportan nuevas visiones y, quizás, nuevos conceptos. Aunque también una traducción puede ser una arma de doble filo ya que te puede alejar o acercar más a la obra que conocías pero que, en este caso, podemos ya decir que la traducción de Marc Moreno al castellano aporta más a Lemmings que no le resta. Una novela violenta donde sólo iniciar la lectura, uno se dará cuenta de que no es un libro para ir leyendo a ratos entre la vorágine del día a día sino para leer con calma y disfrutar de cada cita y, también, cómo no, de cada golpe.

El título de esta novela, Lemmings, hará referencia directa al videojuego que se hizo famoso hará ya casi unos 30 años y que aludía a aquellos roedores sobre los que existe la falsa creencia, o leyenda negra, que se suicidan en masa en una especie de autorregulación de la naturaleza. En el videojuego, el objetivo consistía en salvar el máximo de lemmings posibles. Unos roedores que, irrevocablemente, se dirigían hacia el abismo para autodestruirse. Y aquí se encuentra el juego y metáfora que creará Jordi Dausà en su novela: unos personajes que se dirigen abiertamente y sin remedio hacia la autodestrucción. 

Un hombre se despertará en una nave abandonada de un polígono industrial al lado de dos cadáveres. Parece que se acaba de celebrar un combate clandestino pero él, no recuerda nada; y lo que es peor, no siente ningún dolor a pesar de ser consciente de que tiene el cuerpo totalmente magullado. Sin saber si ha sido él el que ha matado a los dos tipos ni qué ha sucedido, decidirá abandonar la nave y refugiarse en cualquier lugar hasta que recupere la memoria, si es que tiene suerte y no muere antes a causa de cualquier hemorragia interna. Durante la huida conocerá a unos personajes que malviven casi en el infierno pero que le ayudarán y darán cobijo sin preguntarle nada ni pedir nada a cambio.

El inicio de esta novela es demoledor. La voz en segunda persona hará cercana la agitación del protagonista, el desconocimiento sobre quién es, qué ha pasado, y por qué no siente ningún dolor, es uno de los mejores inicios de novela que he leído recientemente al saber reflejar de manera certera qué puede sentir una persona en esa situación. La angustia se apoderará del libro, o el libro de la angustia, para relatarnos una historia de búsqueda constante y de violencia que hará que Lemmings se lea con desasosiego. La novela dispone de una narrativa que fluye o se contrae según en qué momentos de la trama, adaptándola a cada situación como un fuelle que va soltando miedo, crueldad, realismo y dolor. 

«La sangre te pesa como si fuera metal fundido y las sienes y las mejillas laten, una sensación tan angustiosa y nítida que si te dieran un papel y un lápiz podrías trazar un plano exacto de todos tus vasos sanguíneos. Tienes que salir de aquí, correr, esconderte y pensar. Y dormir, sobre todo dormir.»

A medida que vayamos avanzando en la lectura iremos descubriendo una historia que se desarrollará dentro de aquellos  grupos marginales donde se ejerce una violencia extrema. Conoceremos cómo algunas personas sienten una atracción fatídica, o fatal, hacia ciertos ambientes abocándoles al torbellino de los condenados, de los que no tienen más escapatoria que dejarse arrastrar por la atmósfera y pasar de nivel a nivel como en el videojuego de los lemmings,  pero a la inversa: no para salvarse sino para hundirse más y más en una cota cada vez más baja si es que existen cotas más bajas que el propio infierno. 

Lemmings es un libro feroz y violento pero, a la vez, despierta unos sentimientos afectivos imposibles de eludir hacia los personajes. Unos personajes que están malditos porque ellos lo han decidido así al no ejercer una fuerza contraria y permitir que sean empujados una y otra vez al borde del precipicio. Jordi Dausà, en su cuarta novela, demuestra que es una voz que debe ser reconocida al hacer de Lemmings una historia no sólo de violencia y dura sino también una novela realista que describe el submundo de una sociedad enferma donde algunos siempre hallarán la manera de impulsar a otros hacia la desgracia. 

***

Jordi Dausà (Cassà de la Selva, 1977) es maestro y escritor. A ratos escribe en diferentes medios y fue bloguero cuando ya no quedaban blogueros. Boxeador inconstante y tarambana, es autor de Manual de Supervivència (Premio Montflorit de novela en 2010), El gat de Schrödinger y Nits de Matapobres. Algunos de sus relatos han sido publicados en diferentes antologías colectivas y ha colaborado en proyectos editoriales destinados a la enseñanza. Lemmings es la primera novela que se publica en castellano.