Invisibles

Invisibles. Graziella Moreno. Editorial Alrevés.

Por Cristina de @abrirunlibro

De forma frecuente, y demasiado habitual hoy en día, sabemos por las noticias el caso de alguna persona desaparecida cuando alguien del entorno cercano a esa persona da la voz de alarma y realiza la denuncia correspondiente.  Pero ¿qué ocurre cuándo la persona que se ha volatilizado es casi anónima, sin amistades o familiares que la reclamen? Invisibles, la nueva novela de Graziella Moreno, nos hablará de ellos: aquellos que nadie echa en falta; los que nadie busca. 

«En el 2017, figuraban en el sistema de Personas Desaparecidas y Restos Humanos sin identificar un total de 6.053 personas. A mediados del 2018, ya se había superado esa cifra. Una media de 38 al día».

Basada en hechos reales, Invisibles comenzará de manera sorprendente relatándonos la vida de un muchacho, Miguel Montero, que cuando contaba 12 años de edad vivió un hecho extraordinario y doloroso. En la actualidad, ahora tiene 38, vivirá unos sucesos que le harán dudar de su cordura y que le harán pensar que nunca superó aquel trauma infantil. En paralelo conoceremos a Sara, una Mosso d’Esquadra que ha sido expedientada y pasa las noches como administrativa en una comisaría esperando que le comuniquen la sanción. Sara, casi sin proponérselo, y junto a su hermano Simón y un amigo de ambos, Pablo, iniciará la búsqueda de una chica del barrio que ha desaparecido y cuya familia no piensa denunciar el hecho al pensar que la muchacha está viviendo otra vida lejos de ellos. 

El inicio de Invisibles es inesperado —comparándolo con la anterior bibliografía de  Graziella Moreno—, al dotar la autora al relato una narrativa más cercana al género gótico debido al misterio que raya la locura del primer protagonista de este libro, Miguel Montero. Posteriormente, al conocer al resto de personajes como Sara, Simón o Pablo, y con el desarrollo de la trama, la novela irá evolucionando hacia la novela negra al tratar un delito en un entorno criminal —aunque no policíaco, ya que Sara realiza las investigaciones fuera de su ámbito profesional—. Invisibles se convertirá en una carrera para resolver el caso de la desaparición de una mujer pero todo se complicará al descubrir un hilo que conectará a la chica con otros casos de desaparecidas anónimas.

Un factor determinante del libro, además del argumento, es la narrativa en segunda persona ya que favorece la cercanía con los personajes en un estilo que se muestra íntimo y que ayudará a que los protagonistas como Sara, Simón o Pablo, se sientan próximos. Sus luchas personales, todos con una vida muy difícil, llegarán mejor al lector que si se hubiera utilizado la voz narrativa y distante de la tercera persona. Un acierto al conseguir esa cercanía desarrollada con mucha habilidad. La trama y subtramas, trabajadas y trenzadas para el disfrute, dotarán de un gran ritmo y agilidad a la novela. Una pugna donde a los personajes se les acabará el tiempo pero sin olvidar a nuevos actores, oscuros y maléficos, que suministrarán ese algo más a un libro ya de por sí intenso. 

Invisibles, una novela que además de entretener se encuentra bien realizada gracias a una espléndida intriga pero donde, también, hallaremos una narrativa impecable. 

***

Graziella Moreno (Barcelona, 1965) quería estudiar Periodismo, pero por un error de cálculo empezó Derecho, que le gustó, sin dejar de escribir a ratos perdidos. Conoce las tripas de la administración de Justicia desde 1991, año en que empezó a trabajar como funcionaria, y ya en 2002, como juez. Ha estado destinada en los juzgados de Amposta, Gavà, Martorell y Barcelona y se ha especializado en derecho penal.

Escribe relatos y artículos en revistas y diarios digitales. Publicó su primera novela en 2015, Juegos de maldad (Grijalbo), que fue nominada a mejor novela negra de 2015 en el festival de Cubelles Noir y recibió una mención especial del jurado. En 2016 publicó El bosque de los inocentes (Grijalbo), y en 2017, Flor seca (Alrevés), continuación de los personajes de la primera.