Soy la venganza de un hombre muerto

Soy la venganza de un hombre muerto. Alberto Valle. Editorial Alrevés.

Por Cristina de @abrirunlibro

Treinta y nueve años son muchos años para lograr mostrar una verdad. Pero en ocasiones ocurre que aunque la demostración de esa certeza se nos escurra por entre los dedos de las manos, no hay lugar para la espera y no se valore bien al enemigo confiando demasiado en la propia valía. Es entonces cuando, sin saber casi cómo, se puede perder todo. 

Guillermo Arganda, inspector de la Brigada de Investigación Criminal de Barcelona, cree saber quién se esconde detrás de la personalidad de Miguel Morera. Corren años oscuros, de Congreso Eucarístico, de prohombres y de una policía afín al régimen. Son los años grises de una ciudad que parece brillar pero que en realidad oculta entre sus calles, sombras y espectros. Una ciudad dominada y sometida.

«Soy una venganza.

Soy el odio de un hombre muerto en vida. 

Soy la suma de años de dolor y de silencios y de rencor. Días y horas y meses interminables de talego vivido, de sangre perdida, de sentir cómo sueños e ilusiones se quiebran, explotando como el cuerpo frágil de un niño que cae desde muy alto.

Yo soy esa caída.»

Primera introducción en larga narrativa dentro de la categoría de novela negra de Alberto Valle conocido hasta ahora bajo el seudónimo de Pascual Ulpiano, el creador de Palop y de la serie de novelas pulp también muy, muy negras. Soy la venganza de un hombre muerto llega con el Premio de narrativa Ciutat de Vila-real 2018, y nos cuenta una larga venganza que se inicia en 1952.

Narrada de forma coral, el libro se divide en cuatro partes o años: 1991 —al que correspondería el párrafo reproducido más arriba—, 1952, 1968, 1981, y volveremos a 1991. A través de sus 394 páginas se nos desgranará la vida de un policía y el ambiente por el que se mueve así como también conoceremos a un frío y oscuro personaje llamado Miguel Morera. Alberto Valle, además de crear a unos protagonistas con perfiles muy bien delimitados, los entrecruzará con personalidades reales de la época, con lugares auténticos de aquellos años, así como de un espacio perfectamente reconocible. El autor se tomará pocas licencias para ambientar la novela siendo un punto muy potente en el libro.

Pero más potente es aún la trama que traza el escritor. Escribir una ficción sobre la venganza hoy en día donde parece ya estar todo dicho y crear un relato que recorrerá los instintos más bajos del individuo a través de diversos registros, es de una audacia encomiable. Pero es que además esa audacia obtiene unos estupendos resultados. Los personajes, desde el más inocente al más gélido —pasando por toda una gama de sujetos y de modificaciones en los diálogos según la época y la condición—, más los giros diversos del argumento, hará de Soy la venganza de un hombre muerto un trabajo completo y redondo.

Una venganza antigua. Una revancha primitiva. Un desafío lejano.

«Soy una venganza irrompible, mi piel es toda arrugas y cicatrices, pero nada consigue traspasar mi corazón de ira y piedra.»

***

Nacido en Barcelona en 1977, Alberto Valle paga sus facturas dedicándose a la comunicación, si bien no abandona la actividad periodística con colaboraciones para cabeceras como Ruta66 o Enlace Funk. Promotor de eventos musicales de largo recorrido, está involucrado en la organización de algunas iniciativas ligadas a la música negra.

A nivel literario, Valle es autor, bajo el pseudónimo de Pascual Ulpiano, de la serie Palop: una colección de literatura pulp en su acepción negrocriminal de la que recientemente ha visto la luz la cuarta entrega.

Le queda tiempo para organizar y dar charlas sobre literatura y música, para tener su propio programa de radio, El aperitivo del ritual, en Ràdio Ciutat Vella, y para compartir mesa, mantel y morapio con familiares y allegados.