Voraces

Voraces. Nieves Abarca. Espasa Narrativa.

Por Cristina de @abrirunlibro

Nieves Abarca tenía hambre; hambre por crear una novela gótica. Y era un hambre voraz. De todo aquel apetito insaciable —del que ya tuvimos constancia en los libros de la serie protagonizada por la inspectora de la policía Valentina Negro y el criminólogo Javier Sanjuán, escritos a cuatro manos entre Nieves Abarca y Vicente Garrido—, ha surgido Voraces, escrito en esta ocasión en solitario por la autora. Voraces se ha publicado este mes de junio y podría clasificarse como una narración gótico-histórica ambientada entre La Coruña y Londres en los años 1854 y 1831 respectivamente.

1854, La Coruña. Un tenebroso buque hace su aparición en la costa de La Coruña al mismo tiempo que se desata la epidemia del cólera en la ciudad. Juana de Vega, viuda del general Espoz y Mina, sabe que con la epidemia hará su aparición algo aún más terrible y siniestro. 

1831. Londres. Espoz y Mina y José María Torrijos confabulan en el exilio para derrocar al rey Felón de España y al absolutismo. Los poetas románticos, como José de Espronceda o Tennyson, pondrán en sus poemas las luchas y deseos de libertad de aquellos hombres. 

Son varias las cosas a destacar de Voraces y sería casi imposible enumerarlas todas pero una de ellas, y que no nos ha tomado por sorpresa, no es simplemente por la gramática o por la construcción además de estructura de la novela, sino por la precisión en el estilo. Hay que destacar sobre todo el ritmo que se imprime durante el relato con capítulos de no más de tres páginas donde, realizando saltos temporales, dispondrá de una exactitud milimétrica enlazándolos. Las innumerables menciones a hechos y personajes de los dos períodos es imponente debido a la documentación utilizada —de la que tendremos constancia al final del libro—, y que nos llevará a regocijarnos al reconocer a algunos personajes durante la lectura, siempre que se sea un entusiasta de la época. Otro punto es la importancia de las mujeres en la novela como puede ser la propia Juana de Vega, escritora y liberal, condesa de Espoz y Mina. 

«Los dedos del crío volaban sobre el diapasón, apretando las cuerdas con maestría; el arco arrancó un sonido celestial. Los invitados al salón verde y liberal de doña Juana de Vega abrieron sus bocas, asombrados. ¿Cómo podía aquel niño que no levantaba un palmo del suelo, con aquellos ojos saltones de perro abandonado, aquellas manitas de duende, tocar así? Vivaldi, Mozart, Paganini, Pergolesi, pavanas, valses, estudios, variaciones de Bach se sucedían en un continuo creativo y perfecto que mantenía pegados a sus butacas a todos los presentes».

El anterior párrafo corresponde al inicio de Voraces donde se hará referencia al niño Pablo de Sarasate y a su benefactora Juana de Vega. (Pablo Sarasate, uno de los mejores compositores y violinista reconocido mundialmente. De hecho hasta Conan Doyle hizo que su Sherlock Holmes pospusiera una investigación —La liga de los pelirrojos— para ir a escucharlo junto a John Watson).

Poetas románticos, músicos, prerrafaelitas, políticos y… Sólo con mirar la portada de Voraces sabremos cuál será el tema crucial de este libro, hilo conductor de los dos períodos para una novela que bebe de los narradores románticos goticistas donde lo morboso, el erotismo y los impulsos oscuros del ansia, extremadamente voraces, hará que los personajes se muevan por un mundo misterioso y macabro. 

Este es un libro escrito con habilidad por quien conoce bien y admira la época romántica y gótica victoriana como es Nieves Abarca. La otra parte, la de los exiliados políticos liberales que lucharon contra el absolutismo, es una pieza fundamental de esta historia que ofrece la posibilidad de vivirla, además, con el espíritu romántico. Una combinación que parecería difícil de conjugar si no fuera por el gran resultado final de Voraces y por el ingenio y técnica de la autora.

***

Nieves Abarca cursó estudios de Historia del Arte en la Universidad de Santiago de Compostela, completando más tarde su formación con un máster en Periodismo en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Es colaboradora habitual en varios medios de comunicación. En la actualidad se dedica a la escritura.