Una bala con mi nombre

Una bala con mi nombre. Susana Rodríguez Lezaun. Harper Collins.

Por Cristina de @abrirunlibro

Una bala con mi nombre es la nueva novela de la escritora Susana Rodríguez Lezaun que, cambiando de registro y apartándose de la saga del inspector David Vázquez —serie de novelas negras ambientadas en Navarra—, con este nuevo libro presentará características muy diferentes a la de la trilogía de Vázquez como, por ejemplo, la inmersión completa en el thriller del cuál es admiradora. Cambiando también la voz narrativa, antes en tercera persona, Una bala con mi nombre se encuentra narrada por la propia protagonista, Zoe Bennett; una mujer de cuarenta años afincada en Boston. 

Zoe Bennett es una mujer solitaria con un trabajo como restauradora en un museo de Bellas Artes de Boston. Su vida, aburrida y sin sobresaltos, cambiará de repente al conocer un camarero muy atractivo y más joven que ella, Noah. Zoe descubrirá una nueva juventud junto al muchacho y éste cambiará de arriba a bajo su cotidiana realidad. Un día, Noah, la convencerá para que le muestre el taller donde trabaja como restauradora cuando el museo se encuentra cerrado. Pocas horas después se desatará la tragedia y Zoe comprobará que el hecho de conocer a Noah no fue un suceso casual. 

Nada más iniciar Una bala con mi nombre ya podremos comprobar que Susana Rodríguez Lezaun deja aparcado el estilo más detallista y de largos párrafos de su anterior bibliografía —Sin retorno (2015), Deudas del frío (2017) y Te veré esta noche (2018)—, para ejecutar un estilo más directo y compendiado. El libro, que se inicia con un capítulo vibrante que hará referencia al mismo desenlace de la novela, muestra como la autora puede variar en las formas pero no en la calidad del texto.

«Hace frío. 

Hace frío y tengo miedo.

Noah flota a mi lado, no sé si muerto o inconsciente, y yo concentro las pocas fuerzas que me quedan en la punta de mis dedos, con las que me agarro a una rama medio podrida mientras intento que la corriente del río no nos arrastre a ninguno de los dos.»

Ambientada en Boston, los parajes y el entorno nos llevará hacia un ambiente desapacible y sombrío que se fundirá con la trama del libro e incrementará el suspense. La novela, donde primará un ritmo endiablado, dispone de una protagonista que se verá sobrepasada al tener que lidiar con personajes de muy baja especie que se mueven tan sólo por la codicia. Estos protagonistas, que cubrirán varios perfiles en la gama de los personajes malvados, instalarán la zozobra e inquietud para un libro que se caracteriza por mantener la tensión durante las 304 páginas que lo componen. Zoe Bennett, la protagonista indiscutible y que será la que mantendrá el peso durante todo el relato, dispone de una fatalidad desde el minuto uno que hará que el drama se viva con mayor intensidad.

Una bala con mi nombre no sólo tiene un título impactante sino que además dispone de todos los ingredientes del buen thriller. La autora, demostrando que también sabe desenvolverse en las distancias cortas, propulsa la intriga a cotas muy elevadas en una novela bien dirigida y administrada que provocará placer en aquél lector que admire el suspense.

***

Susana Rodríguez Lezaun. (Pamplona, 1967) es periodista , licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. Ha trabajado en varios medios de comunicación a lo largo de su carrera hasta que, en el año 2015, publicó su primera y exitosísima novela Sin retorno, un thriller ambientado en Navarra al que siguieron Deudas del frío(2017) y Te veré esta noche (2018). Es, además, correctora y editora de manuscritos originales y traducciones, trabajo que, junto con la creación literaria, han hecho posible que dedique su vida a los libros.