El Instituto

El instituto. Stephen King. Traducción Carlos Milla Soler. Plaza & Janés.

Por Cristina de @abrirunlibro

Septiembre nos llegó con una nueva, y buena, noticia para los seguidores de Stephen King: se publicaba el nuevo thriller del autor de nombre El Instituto. Ya supimos por la sinopsis que la novela nos hablaba sobre una organización que reclutaba —’reclutar’ es un eufemismo—, niños con características especiales para una finalidad desconocida pero seguramente siniestra. Así, Luke Ellis de doce años y con poderes TQ —poderes telequinéticos—, se veía secuestrado en medio de la noche por unos desconocidos que asesinaban a sus padres y era trasladado a una institución con otros niños de similares características o que dominaban los TP —poderes telepáticos—. Niños que habían corrido la misma suerte de Luke y que se encontraban retenidos en el organismo para ser utilizados en pruebas atroces en la Mitad Delantera del instituto para después ser trasladados a la Mitad Trasera, donde se perdería el rastro de estos niños de manera inexorable. 

El libro El Instituto tiene ciertas similitudes con la novela Eso (It), 1986, y de la que recientemente, con la adaptación para el cine, se ha hecho aún más conocida. No veremos a un payaso terrorífico, pero sí estará protagonizado por unos niños que deberán superar sus propios miedos gracias a la amistad. Y aunque aquí se acaban las similitudes con Eso, Stephen King vuelve a recrear una ficción donde los muchachos son los máximos protagonistas al igual que en otros libros anteriores de la bibliografía de King. De hecho, en redes sociales se ha comentado mucho sobre si El Instituto era una novela juvenil por el simple hecho de que los personajes fueran niños. No. El Instituto no es para nada una obra para adolescentes —¿Acaso Stranger Things sería entonces una serie para jóvenes de seguir este razonamiento?—, sino que es una novela con una alta intriga que persigue ‘otra cosa’, como puede ser los valores de la amistad o de la empatía y que dispone de unas ‘escenas’ brutales exentas de compasión o de interés hacia el prójimo, y que pondrán los pelos de punta.

El rey vuelve a utilizar a sus personajes para que los lectores sintamos zozobra y ansia por saber qué les va a ocurrir a los protagonistas y si éstos podrán salvar sus vidas en esa orden perversa llamada ‘El Instituto’. Unos locos que utilizan a chicos con poderes paranormales para un fin que conoceremos casi al final del libro —éste cuenta con 608 páginas y para aquí quién escribe no le hubiera importado que tuviera otras tantas más—, puede parecer de locos así explicado sin tener, servidora, las aptitudes de Stephen King, pero… ¿Cómo sabemos que no puede ser real y asegurar que no esté ocurriendo algo similar en estos mismos momentos, en algún lugar recóndito? Porque si algo tiene King es que en sus libros la verosimilitud es lo primordial para que el lector siga con total interés la trama. El lenguaje sencillo pero explicado de manera que se perciba la probabilidad como verdadera es muy difícil de conseguir; se necesita una profesionalidad que está fuera de toda duda en el autor. De hecho, en las notas finales del libro donde King rendirá un homenaje a su amigo y ayudante recién fallecido, nos dirá

[…] lo que siempre ha sido mi objetivo: presentar lo imposible de manera verosímil.

Stephen King ha vuelto con una novela singular y atractiva que dispone de todas aquellas competencias que le han hecho ser reconocido mundialmente. Un King que vuelve a explorar la valentía y la fuerza de la amistad y que no ceja en el empeño de explicarnos la maldad de algunas mentes retorcidas. 

Por cierto, El Instituto llegará también como serie para la televisión.

***

Stephen King es autor de más de cincuenta libros, todos best seller internacionales. Sus títulos más recientes son El visitante, Bellas durmientes (con su hijo Owen King), El bazar de los malos sueños, la trilogía Bill Hodges (Mr Mercedes, Quien pierde paga y Fin de guardia), Doctor Sueño…Su novela 22/11/63 (convertida en serie de televisión en Hulu) fue elegida por The New York Times Book Review como una de las diez mejores novelas de 2011 y por Los Angeles Times como la mejor novela de intriga del año. Sus libros de la serie La Torre Oscura e It han sido adaptados al cine. Le han sido concedidos los premios 2018 PEN America Literary Service Award, 2014 National Medal of Arts y 2003 National Book Foundation Medal for Distinguished Contribution to American Letters. Vive en Bangor, Maine, con su esposa Tabitha King, también novelista.