Estudio en negro

Estudio en negro. José Carlos Somoza. Editorial Espasa. 

Por Cristina de @abrirunlibro

Inglaterra, siglo XIX. La enfermera Anne McCarey será contratada para trabajar en la exclusiva clínica Clarendon de enfermos mentales en Portsmouth y tendrá a su cargo al ‘residente’ señor X —la palabra ‘paciente’ está prohibida en la carísima institución—. Anne, una mujer de mediana edad y poco atractiva, pronto comprenderá que su ‘residente’, además de ser un hombre con un carácter y un físico sumamente extraños, dispone de una gran capacidad adivinatoria y deductiva llegando a descifrar los secretos de otras personas desde la penumbra de su habitación. ¿El señor X es un enfermo mental o es alguien con una clarividencia superior? ¿O ambas cosas? Allí, en la residencia, un médico llamado Arthur Conan Doyle tratará al paciente. Pronto, en las inmediaciones de la clínica, se sucederán una serie de extraños asesinatos y tanto Anne como Doyle se verán arrastrados por el señor X para iniciar una investigación. 

Estudio en negro no es un pastiche holmesiano sino que nos explica la sorprendente prehistoria de Sherlock Holmes. José Carlos Somoza juega con la posibilidad de que Doyle se inspirara en otro personaje distinto al del profesor Joseph Bell —el profesor Bell impartía clases de medicina en la Universidad de Edimburgo donde estudiaba Doyle y es el personaje en el que se basaría el escritor para dar vida a Sherlock Holmes y al método deductivo ya que Bell fue uno de los precursores de la medicina forense —, recreando el misterio sobre la figura del señor X y sobre cómo éste investigará los asesinatos mediante métodos racionales.

La novela se encuentra narrada en primera persona por Anne McCarey; una gran voz narrativa llena de sentimiento y emotividad. Anne, que sufre violencia machista por parte de un marinero alcohólico, es la voz de la sensibilidad en este libro de José Carlos Somoza. Las reflexiones de la enfermera mostrarán a una mujer tierna e inteligente que se encuentra acorralada por los arcaicos convencionalismos; un personaje que intentará huir de su propia existencia.

«Frente al mal aún me queda el consuelo de que el bien me defienda, pero ¿quién puede defenderme del bien?»

¿Qué encontraremos en este libro además de una historia de misterio donde se investiga unos asesinatos por parte de un extraño hombre que toca un violín imaginario? Pues una variación en la estructura de la novela y de la voz de Anne, ya que hallaremos referencias a obras teatrales de la época —Somoza es también escritor de obras y guiones teatrales—, y se irán haciendo pinceladas sobre lo que ocurre entre bambalinas en el teatro de la época victoriana, el gran entretenimiento popular de aquel tiempo. Unas piezas que provocarán más misterio en la trama principal al disponer de ‘actos’ donde se nos hablará de representaciones clandestinas y ‘escandalosas’ de niños que viven en la mendicidad y que serán utilizados sin límite en los espectáculos de variedades —los niños serán una constante en esta novela de José Carlos Somoza, en un claro homenaje a Dickens y a Sherlock Holmes—. La función, como metáfora de la vida, es una parte importante de este libro donde los personajes deberán elegir si quieren ser meros espectadores o participantes del melodrama. 

En Estudio en negro como no podía ser de otra manera, encontraremos diversos guiños al canon —el propio título ya lo es—. Frases y personajes pero también otros aspectos de la época victoriana como el auge, además del teatro, de la hipnosis o mesmerismo.

Estudio en negro en un enigma muy completo donde además de los grandes perfiles de los protagonistas —esenciales Anne McCarey y el señor X—, hallaremos un interrogante que presentará grandes dificultades y que deberá ser resuelto con métodos deductivos e investigación. Con una ambientación muy meticulosa donde la ficción superará con creces a la realidad —como debe ser y no a la inversa—, José Carlos Somoza inicia una trilogía que será indispensable para los amantes de la época victoriana. La técnica en el estilo narrativo, hay que destacarlo, elevará la historia.

Para terminar es necesario explicar que aunque ésta sea la primera novela de una trilogía, la trama queda resuelta y el lector conocerá su resolución. Y también, por último, un deseo: larga vida a los personajes de Anne y del señor X.

***

José Carlos Somoza está considerado uno de los renovadores de la literatura de misterio y fantasía en castellano, con obras en las que busca romper la barrera entre los géneros. Ha publicado, entre otras, las novelas Silencio de Blanca (premio La Sonrisa Vertical 1996), Dafne desvanecida (finalista del premio Nadal 2000), La caverna de las ideas (premio Gold Dagger 2002 a la mejor novela de suspense en Inglaterra), Clara y la penumbra (premio Fernando Lara 2001, premio Dashiell Hammett 2002 a la mejor novela policiaca), La dama número trece (2003), La caja de marfil (2004), Zigzag (2006, finalista del John W. Campbell Memorial en Estados Unidos), La llave del abismo (2008, premio Ciudad de Torrevieja de Novela), El cebo (2010) y Tetrammeron (2012). También ha escrito novela corta, relatos y piezas teatrales radiofónicas como Langostas (1994) y escénicas como Miguel Will (1997, premio Cervantes de Teatro). Su obra ha sido traducida a más de treinta idiomas.
Vive en Madrid con su esposa y sus dos hijos.