Las invitadas secretas

Las invitadas secretas. Benjamin Black. Traducción de Miguel Temprano. Serie Negra, RBA.

Por Cristina de @abrirunlibro

Nueva y segunda entrega de la serie del subinspector Strafford, de la policía de Dublín. El nombre completo del policía es St. John Strafford con “r”, como siempre ha de recordar cuando se dirigen a él como “Stafford”. Un personaje al que conocimos por primera vez en Pecado, penúltimo premio RBA, el del año 2017. Un policía culto, gran lector, protestante y joven. En esta nueva novela, Las invitadas secretas, no saldrá muy bien parado en la primera escaramuza en la que se verá envuelto y dispondrá de serias dificultades en las siguientes. 

Debido a los constantes bombardeos que sufre Londres durante la Segunda Guerra Mundial, los reyes de Inglaterra deciden sacar a sus dos hijas de la ciudad y del país para llevarlas a un pueblecito recóndito en Irlanda —Irlanda se ha mantenido neutral durante la guerra—, y vivir en el anonimato en una casi ruinosa residencia de un familiar lejano, muy cerca del pueblo de Clonmillis. Las dos hermanas de 14 y 10 años respectivamente, residirán con nombres falsos y pasarán a llamarse Ellen y Mary; estarán siempre acompañadas por una agente de los servicios secretos británicos y por el propio Strafford. El propietario de la mansión, que evidentemente sí conocerá la identidad de las niñas, deberá ocultar al servicio de la casa y a los vecinos y habitantes del pueblo la personalidad de las jóvenes. 

Las invitadas secretas es una novela que, como todas las de Benjamin Black o John Banville, será un placer leer por su fluidez en la narrativa y por una elegancia que ya ha pasado a ser una marca incuestionable del autor. A pesar de que durante casi la primera mitad del libro sólo se explica el día a día de las niñas y de sus vigilantes en un lugar diferente a su hábitat habitual y que hará que parezca más un libro de aventuras que una novela negra o policial, será un gozo pasar páginas leyendo las descripciones de Black tanto del lugar como de los perfiles de los personajes, especialmente el de las niñas, por lo bien acentuados que se hallan y donde destacará ya la personalidad temprana de Ellen y Mary —posteriormente serían la reina Isabel II y su hermana Margarita—. Las descripciones del resto de protagonistas como puede ser el de Strafford, la Estirada —el mote que pone Mary para con la agente del servicio secreto—, el dueño de la casa, y hasta los miembros del servicio o los habitantes de Clonmillis —desde la bibliotecaria de la Carnegie pasando por los militares que llevarán una vigilancia secreta y camuflada por los alrededores de la mansión—, dotarán de ese encuadre esencial y particular para el buen desarrollo de la novela. 

Benjamin Black aprovechará para dejar pinceladas breves e irónicas, pero muy certeras, de lo que fue el conflicto entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte con Inglaterra, todo explicado por la propia voz del subinspector o por otros actores. También se nos hablará sobre aquellas coincidencias que suelen confluir en momentos de tensión y se nos explicará, eso sí, levemente, algunos hechos que despertarán la curiosidad en aquel lector observador. Las invitadas secretas es una novela donde convergerán temas políticos, religiosos, o, sencillamente, odios antiguos, en un libro con más simplicidad en la trama de lo que fue su antecesor, Pecado. Un libro con el que se mostrará una conspiración casi uniforme pero altamente exquisita y que irá progresando sin urgencia pero de manera sobria y elegante. 

***

Benjamin Black (Premio RBA de Novela Policiaca), es el seudónimo con el que John Banville (Wexford, Irlanda, 1945) firma sus novelas negras. Banville , uno de los escritores más reputados del mundo, ha recibido distinciones del calibre del Premio Franz Kafka, considerado por muchos la antesala del Premio Nobel, así como el Premio Austriaco de Literatura Europea, en 2013, y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2014. Antes de consagrarse por entero a la literatura, trabajó para la compañía aérea Aer Lingus y el periódico The Irish Times. Debutó en 1970 con un libro de cuentos, Long Lankin, y ha firmado tres trilogías novelescas: «The Revolutions Trilogy» está relacionada con la ciencia y comprende los libros Copérnico (1976), Kepler (1981) y La carta de Newton (1982); la segunda, «Frames», versa sobre el arte e incluye El libro de las pruebas (1989), Fantasmas (1993) y Athena (1995), y la tercera, compuesta por Eclipse (2000), Imposturas (2002) y Antigua luz (2012), está centrada en los personajes de Alexander y Cass Cleave. A estas obras se suman El mar, novela por la que obtuvo el Man Booker Prize en 2005Los infinitos (2009) y La guitarra azul (2015), a las que en breve se añadirá Mrs Osmond.

En 2006, Banville sorprendió al mundo literario publicando bajo seudónimo El secreto de Christine, una novela negra ambientada en el Dublín de los años cincuenta y protagonizada por un médico forense llamado Quirke. La serie, que ha merecido una adaptación televisiva a cargo de la BBC con Gabriel Byrne al frente del reparto, comprende hasta el momento los títulos El otro nombre de Laura (2007), En busca de April (2010), Muerte en verano (2011), Venganza (2012), Órdenes sagradas (2013) y Las sombras de Quirke (2015). Como Benjamin Black, el autor irlandés también ha firmado las novelas sueltas El lémur (2008), La rubia de ojos negros (2014) —donde resucitaba al mítico detective Philip Marlowe creado por Raymond Chandler— y Wolf on a String.

John Banville también es el autor de dos ensayos, Prague Pictures: Portrait of a City (2003) y Time Pieces: A Dublin Memoir (2016), así como de diversas obras de teatro y guiones de cine, al tiempo que colabora con regularidad en The New York Review of Books.